El campeón del mundo de Formula 1 conoce en primera persona la versión de calle más parecida a su coche de carreras

Es de sobra sabido que Lewis Hamilton, de nuevo ganador del título de campeón del mundo de Formula 1 en la extinta temporada 2019, por quinta vez, ha viajado hasta la pista de pruebas y desarrollo de Mercedes-AMG en Alemania para ver con sus propios ojos la evolución del que será el flamante hipercoche de la marca cuya estrella defiende.

El interés de Hamilton en el Mercedes-AMG One es patente como puede comprobarse en el vídeo publicado. Como buen amante de los coches de altas prestaciones, del lujo y de la exclusividad, el piloto británico no esconde su emoción ante uno de los coches más interesantes que esperamos presente su versión definitiva durante los meses venideros.

Es esa proximidad la que puede haber hecho que, además de por ser imagen de marca, Hamilton haya querido acercarse, aún más, a uno de los deportivos que vayan a sumarse a su flamante colección de coches de ensueño.

Otros pilotos, como su compañero Valteri Bottas y, más si cabe, su ex-compañero y también campeón del mundo, además de ahora, popular youtuber, Nico Rosberg, han puesto sus ojos sobre el deportivo híbrido enchufable.

El coche, que entrará en fabricación desde el próximo año, llegará a manos de sus dueños contando con un esquema EQ Power+, una arquitectura con cuatro motores eléctricos asociados a un bloque alimentado por gasolina, de 6 cilindros en disposición de V, de 1.6 litros, derivado directamente del utilizado por Mercedes-AMG en los monoplazas de Formula 1 y que ofrecerá alrededor de 1.000 CV y superará los 350 kilómetros por hora de velocidad máxima.

El coche contará con un acumulador que permitirá recorrer en modo como coche 100 por 100 eléctrico algo más de 25 km. La aerodinámica es fundamental en este coche que, se alza como el sucesor espiritual del Mercedes-Benz CLK GTR para el siglo XXI o, al menos, para la década que estrenaremos en próximas semanas.

De otra parte, el interior del definitivo Mercedes-AMG One lucirá más elegante y exclusivo que lo visto desde el la cámara de a bordo que muestra un arsenal de dispositivos en una frenética toma de datos transmitidos a través de un indeterminado kilometraje de cables que cubren, prácticamente, hasta los cuerpos de los dos ocupantes del coche que se pone a punto sobre el circuito de cara a afinar al máximo el que debe ser el referente tecnológico, deportivo e inspirador del futuro casi inmediato de Mercedes y AMG.