El Lamborghini Sián es la propuesta como coche híbrido de producción de Lamborghini

Recientemente recogíamos en un artículo que desde Lamborghini se rechazaba la idea de producir coches eléctricos. Por el contrario, la hibridación de sus modelos o de nuevas propuestas sí se contemplaba.

Una confirmación al rumor que rondaba desde hacía años sobre que Lamborghini trabajaba en el sucesor del Aventador y que este coche sería híbrido.

La rumorología no acertó pero sí en que, con el Aventador como referencia, Lamborghini presentaría su primer coche híbrido antes de 2020: el Lamborghini Sián.

Lamborghini Sián, híbrido y brutal

Porque además de ser un deportivo híbrido es el coche más potente jamás fabricado por Lamborghini. Sus 819 CV le situán por encima de cualquier producción previa. Incluso del hasta ahora más poderoso Lamborghini, el Aventador SVJ, del cual hereda su motor de combustión alimentado por gasolina.

La base de este coche es el citado Lamborghini Aventador, por arquitectura, proporciones y estética, pero supone la evolución de la mecánica tradicional a la de nueva era, la de la electrificación del automóvil.

El paso del Lamborghini Aventador, con su motor V12 que cuenta ahora con un nuevo sistema de válvulas de titanio que aumentan su poderío hasta los 785 CV, al Lamborghini Sián con el mismo bloque térmico pero asociado a un sistema de hibridación ligera, o mild hybrid, cuyo motor eléctrico aporta 34 CV con lo que, la potencia total se fija en 819 CV.

La unidad eléctrica de 48 V vierte su trabajo a la caja de cambios prescinde de la tradicional batería para acumular electricidad en favor de un supercondensador.

El uso de este dispositivo le permite aliviar peso del conjunto respecto de lo que supondría utilizar baterías de ion litio ya que se anuncia una reducción de lastre de hasta tres veces comparándolo con el acumulador.

Este sistema eléctrico no solo aporta mayor potencial al coche en sí, asegurando una mayor prontitud en la respuesta de este espectacular Lamborghini híbrido sino que se convierte en el actor protagonista de situaciones como las de aparcamiento o circulación marcha atrás.

Esta configuración mecánica se traduce en que el Lamborghini Sián alcanza los 350 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 en menos de 2,8 segundos.

Una imagen agresiva y rompedora

Aunque con innegables reminiscencias del Aventador, el nuevo Lamborghini toma prestadas algunas soluciones estéticas y aerodinámicas ya vistas también modelos como el Centenario o, incluso, del prototipo Terzo Millennio pero, sabiendo que el Lamborghini Sián llegará a producir, resulta aún más agresivo que el concept car.

Donde mayor inspiración aporta el que fuera prototipo eléctrico de Lamborghini, el Terzo Millennio es en su frontal y en la zaga, a pesar de que los grupos ópticos traseros no han sido replicados en el Lamborghini Sián, apareciendo tres luminarias por cada extremo, los delanteros son muy similares y muestra una suerte de triángulo luminoso o de rayo caído del cielo y bifurcado al suelo.

Y es que, a diferencia de los modelos fabricados por Lamborghini, cuyos nombres han sido tomados de la tauromaquía, sián no fue el nombre de ningún astado memorable sino que es una palabra tomada del dialecto modenés, natal de este fabricante, que significa haz de luz o rayo, en referencia a la aportación de la electricidad en este coche.

Una nueva edición limitada

Un coche del que tan solo se producirán 63 unidades, como bien lo muestran los spoilers laterales. Y no solo por lo limitado de su fabricación, estamos seguros de que el valor de este coche aumentará exponencial con el paso de los años tanto por pertenecer a una producción reducida y el primer coche híbrido de Lamborghini.

Además lo será por el precio del Lamborghini Sián: 3,3 millones de euros.

63 Lamborghini Sián al coste de 3,3 millones de euros, ya reservados y asignados a ilustres clientes de Lamborghini que el resto de los mortales podremos contemplar de cerca si acudimos la semana próxima al Salón de Frankfurt donde estará expuesto como uno de los coches más destacados de la cita, sino el que más.