El nuevo Lamborghini Aventador S llegará en primavera de 2017. El superdeportivo italiano presenta 730 CV y mejora su aerodinámica en un 130%.

Lamborghini ha desvelado el nuevo Aventador S que llegará al mercado en primavera de 2017 con un precio de entrada de 382.211€. Las modificaciones introducidas en el nuevo superdeportivo italiano lo convierten en un vehículo mas potente, ágil y aerodinámico.

El diseño del nuevo Aventador S contribuye a un gran aumento aerodinámico respecto a su predecesor. El nuevo diseño del parachoques frontal confiere un aspecto más agresivo al coche, y sobre todo aumenta la carga aerodinámica en un 130%. El alerón trasero, que ofrece tres posiciones seleccionables, incrementa la “downforce” en un 50%, además de reducir el coeficiente de rozamiento en un 400%.

Lamborghini Aventador S: más potente, ágil y aerodinámico

Lamborghini Aventador S: más potente, ágil y aerodinámico

 

 

 

 

El nuevo Aventador S mantiene el propulsor V12 atmosférico de 6.5 litros, sólo que ahora ofrece 730CV (40CV más que el anterior) y 509 Nm de par motor. Estas sensacionales prestaciones le permiten acelerar de 0-100km/h en 2.9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 350km/h. Esté aumento de rendimiento ha sido posible gracias a los cambios realizados en la válvula de distribución variable, el sistema de inyección y el aumento del régimen máximo de revoluciones desde las 8350rpm hasta las 8500rpm.

Lamborghini Aventador S: más potente, ágil y aerodinámico

El sistema de tracción a las cuatro ruedas ha sido rediseñado para enviar hasta un 90% del par motor al eje trasero. Esto permite al conductor sobrevirar de manera más cómoda.

El Lamborghini Aventador S 2017 pesa lo mismo que su antecesor, 1575kg, pero mejora la relación peso/potencia.

Lamborghini Aventador S: más potente, ágil y aerodinámico

En cuanto al chasis, sigue montando el anterior monocasco de fibra de carbono, pero ahora con un sistema de dirección a las cuatro ruedas. El Aventador S es el primer Lamborghini en estrenar este sistema de dirección, el cuál proporciona una mayor agilidad y estabilidad a altas velocidades, así como una mayor maniobrabilidad a bajas velocidades. Las suspensiones de tipo push-rod con amortiguadores magnéticos han sido optimizadas ofreciendo mejores ratios de respuesta. Por su lado, el control de estabilidad introduce una actualización de software que aporta reacciones más instantáneas.

Por último, a los modos de conducción Strada (calle), Sport y Corsa (carreras), se añade el modo Ego que permite al conductor configurar algunos ajustes de la suspensión y la transmisión.