El sistema de mapas de Ford utiliza el crowdsourcing (envío de datos en tiempo real) para avisarnos de la presencia de baches y ofrecernos rutas alternativas.

Ford ha comenzado a investigar con mapas virtuales que avisan de la presencia de baches en la carretera. Se calcula que el coste medio por reparación de un bache se sitúa en los 508 euros; teniendo en cuenta que estamos viviendo uno de los inviernos más fríos de la historia, la posibilidad de encontrarnos con uno es muy real. En Reino Unido, las autoridades locales reciben reclamaciones por daños causados por irregularidades en el terreno cada 17 minutos.

Ford tecnología baches

El mapa virtual de Ford ha sido presentado en el día de hoy. Esta tecnología utiliza el método crowdsourcing (envió de datos a la nube en tiempo real) para mostrar en la pantalla de los vehículos la ubicación de los baches, su profundidad y la opción de tomar rutas alternativas. Este sistema es posible gracias al uso de cámaras y un módem equipados en el coche.

“El mapa virtual podría señalar un nuevo bache en el mismo minuto que aparece y podría avisar casi inmediatamente a otros conductores de lo que les espera en la carretera”, asegura Uwe Hoffman, ingeniero de investigación de Tecnologías avanzadas de control de chasis en Ford Europa. “Nuestros coches ya incorporan sensores que detectan baches, y ahora queremos llevar esta tecnología al siguiente nivel”.

Ford tecnología baches

Algunos modelos de Ford como el Galaxy, el Mondeo y el S-MAX ya incorporan sensores de a bordo que permiten un Control de Amortiguación Continuo que detecta baches mediante sensores y ajusta la suspensión para ayudar a reducir daños potenciales.

En toda Europa, el mal estado de las carreteras contribuye a más de una tercera parte de accidentes anualmente. En 2011, se registraron un total de 20 millones de baches en Europa, pero solo se repararon la mitad por un coste estimado de más de 1.2 billones de euros.

Ford tecnología baches

Ford ya ha comenzado a probar la tecnología para evitar las irregularidades del asfalto en sus nuevos modelos. Los test tendrán lugar en el circuito de Lommel (Bélgica), un trazado de casi dos kilómetros de longitud que recrea algunos de los peores socavones del mundo.

Vía: Newspress