El sueño de este niño era montar en un Ferrari, y gracias a su padre consiguió hacerlo realidad.

Cuando somos niños todos tenemos un sueño. Algunos soñamos con ser futbolistas, otros con volar al espacio y otros con ser superhéroes. El sueño de este niño era montar en un Ferrari, y gracias al empeño de su padre consiguió hacerlo.

Niño reacción Ferrari

A sabiendas de lo que significaba para su hijo, este padre contactó con el dueño de un Ferrari para que les dejase dar una vuelta con el superdeportivo. El propietario en cuestión aceptó y el padre consiguió hacer realidad el sueño de su hijo.

Es difícil saber quién disfruta más de la vuelta, si el padre o el hijo, lo que está claro es que la reacción del niño a los acelerones no tiene precio.