La IIHS dice que los sistemas actuales presentes en la tecnología de la conducción autónoma no son perfectos, y que todavía queda mucho por hacer.

Los sistemas actuales de conducción autónoma, son capaces de acelerar, frenar o incluso girar por ti, bajo ciertas circunstancias y en ciertas situaciones. Sin embargo, en base a los estudios realizados por el “Institute for Highway Safety” (IIHS), los sistemas todavía no están lo suficientemente perfeccionados o avanzados, como para poder sustituir a un conductor real de manera eficiente y segura.

El IIHS tras testear sistemas de conducción autónoma de nivel 2 de marcas como Tesla, Volvo o BMW, ha concluido que existen fallos muy graves en estos sistemas y vulnerabilidades que los hacen inseguros y en ocasiones, peligrosos.

En palabras del jefe de investigación del IIHS David Zuby: “No pensamos que ninguno de estos sistemas pueda ser 100% confiable, los conductores deben permanecer atentos en todo momento cuando se usa esta tecnología”.

Sin ir más lejos y durante varios tests, el IIHS ha descubiertos vulnerabilidades el sistema Volvo “adaptive cruise control system” , así como también en los sistemas automáticos de Tesla, especialmente en su sistema de auto-frenado de emergencia en comparación con sus competidores directos como son Mercedes y BMW.

Mientras tanto, los tests llevados a cabo en carretera de circulación ordinaria han destapado problemas con todos los sistemas. Por ejemplo, todos los vehículos testeados, excepto el Tesla Model 3, han fallado en su respuesta a reconocer a coches de su entorno en algún momento. El Tesla Model 3 ha mostrado varios problemas en sus sistema de frenado automático 12 veces durante un recorrido de 289 km.

El IIHS también ha encontrado problemas de inconsistencia en el sistema de navegación del coche, donde el objetivo es seguir en linea en base a las señales de la carretera que ayudan a los sensores a orientar el coche. En este campo, el sistema de Tesla es el que mejor nota saca, donde, en un recorrido con varias curvas el Tesla Model 3 ha sido capaz de seguir en la carretera sin desviarse en sus 18 intentos. Merces y Volvo, por otro lado, consiguieron seguir el recorrido sin incidentes en 9 de 17  intentos, mientras que BMW lo hizo en tan solo 3 de 16 intentos.

El mismo test se realizó en una sección de la carretera con baches y desniveles, para poder poner a prueba el sistema en carreteras de este tipo de terreno. Aquí el Model 3, consiguió mantenerse en línea en todos los intentos que se le realizaron menos uno. Mercedes lo hizo bien en 15 de 18 intentos, Volvo lo consiguió en 9 de 16 intentos y por último, BMW, obtuvo un resultado sorprendentemente malo, no consiguiendo el éxito en ninguno de sus intentos.

Otra cosa que merece la pena comentar, es que, pese a realizar algunos tests de manera sobresaliente, el Model S y el Model 3, tuvieron también los fallos más dramáticos e importante durante las pruebas en circuito. Ambos modelos se chocaron contra varios objetos mientras los ingenieros testeaban su sistema de frenado de emergencia.

El IIHS se encuentra actualmente desarrollando un esquema lógico de información de estos sistemas, el cual estará disponible en 12 meses según declaraciones de David Zuby.