¿Es posible que un Golf Clubsport S adelante a un Porsche 911 GT3 RS sin despeinarse en el circuito de Nurburgring? Imposible. Parece que en Top Gear se han empeñado en demostrar lo contrario.

El Golf GTI Clubsport S es uno de los compactos deportivos más radicales del mercado. Actualmente, ostenta el record de vuelta al trazado de Nurburgring (7 minutos 47 segundos) entre los coches de producción con tracción delantera. Nadie duda por tanto de sus capacidades dinámicas. Hablamos de un coche ultraligero (no tiene asientos atrás), con un motor de dos litros capaz de entregar 310 CV de potencia que se distingue del resto de su clase por incorporar una preparación especial que incrementa su rendimiento en circuito. Pero, ¿sirve todo esto para desbancar a superdeportivos como el Nissan GT-R o el Porsche GT3 RS? La respuesta simplemente es no, aunque en el popular show británico, Top Gear, se empeñan en demostrar lo contrario.

En el siguiente video podemos ver una secuencia de la última temporada de Top Gear, donde Sabine Schmitz (piloto profesional alemana) conduce un Golf GTI Clubsport S junto a uno de los presentadores del show (Rory Reid). Hasta aquí todo normal, lo curioso es ver como el potente compacto de Volkswagen comienza a adelantar sin despeinarse (literalmente) a vehículos teóricamente más rápidos como el Cayman GT4, el Nissan GTR, el Lamborghini Gallardo 570-4 Superleggera o el Porsche GT3 RS. Dichos modelos, según las palabras del presentador Rory Reid, eran pilotados por monitores profesionales del propio circuito (algunas vueltas deben llevar acumuladas al circuito). ¿Tiene esto algún sentido? Ninguno, y la demostración científica está en el récord de vuelta de los superdeportivos mencionados frente a la marca del Golf Clubsport S (7 minutos 47 segundos):

  • Nissan GTR: 7 minutos 19 segundos
  • Porsche GT3 RS: 7 minutos 27 segundos
  • Lamborghini Gallardo 570 Superleggera: 7 minutos 38 segundos

Como podéis ver, estos superdeportivos no sólo superan en potencia (en más de 200 CV) al Clubsport S, sino que también aventajan considerablemente al compacto alemán en su tiempo de vuelta al circuito; hasta 28 segundos de diferencia respecto al Nissan GTR. Lógicamente, un show está para que la gente se divierta, pero hacernos creer que un Volkswagen Golf GTI Clubsport puede humillar al todopoderoso Porsche 911 GT3 RS en su propio territorio, parece excesivo ¿no os parece?