La DGT incrementa la vigilancia en ciertas carreteras frecuentadas por motoristas, para mejorar su seguridad respecto al resto de conductores y asegurarse de que cumplan la normativa.

La presencia de motoristas aumenta considerablemente con la llegada del verano. Debido al buen tiempo, y a la disminución de desplazamientos, sobre todo en la metrópoli, muchos son los que se animan a usar su moto en esta época del año. Sin embargo, esto trae consigo otros problemas, como la responsabilidad de los conductores de coches para con los motoristas, o que sean estos últimos los que respeten las reglas de circulación.

La DGT es consciente de esta situación, y piensa incrementar la vigilancia en las carreteras que son especialmente frecuentadas por motoristas, en especial, la vigilancia será mayor el fin de semana, algo que bajo nuestro punto de vista, no es tan necesario, teniendo en cuenta que la mayoría de los grandes desplazamientos, se realizan entre semana para acudir a la jornada laboral, y no cuando hay menos tráfico los fines de semana.

La policía utilizará todos los medios que tienen a su alcance para “mejorar” la seguridad de los usuarios que circulan por la carretera, poniendo especial interés en los motoristas. La Guardia Civil vigilará a pie de carretera y por el aire con sus helicópteros para asegurarse de que los conductores cumplan con la normativa. Así que, recordar, tener especial cuidado el fin de semana con despistaros con la velocidad, ya que a la mínima os puede llegar una multa…

Especial cuidado en carreteras nacionales, o trayectos de carreteras con muchas curvas como los puertos de montaña, estas son las carreteras preferidas de los motoristas para disfrutar de su vehículo, pero será en este tipo de vía donde la vigilancia de la Guardia Civil se verá mucho más incrementada.

Algunos datos importantes de los conductores de motor en los últimos años

En 2016, último año con datos consolidados, el porcentaje de motocicletas del parque de vehículos fue del 10%, es decir 3,2 millones de motocicletas  y el censo de conductores de motocicletas ascendió a casi 5 millones, de los cuales el 85,5% habían obtenido su permiso de conducción A antes de la modificación normativa de 2009, y sólo un 1,6% del total lo obtuvieron con posterioridad a dicha  reforma.

Respecto a la accidentalidad, los usuarios de motocicletas participaron en el 24% del total de accidentes con víc­timas, es decir en 25.944 accidentes, en los cuales fallecieron 343 motoristas. En vías interurbanas se produjo una reducción de un 5% en el número de motoristas fallecidos, mientras que en urbana fallecieron 27 motoristas más que en 2015.

El riesgo de morir en accidente de tráfico es 17 veces mayor en moto que en coche. Además, el 95% de las víctimas mortales en accidente de tráfico en las que está implicada una moto, el fallecido es el propio motorista.

Por tipo de accidentalidad, en el accidente por colisión de motocicleta con otro vehículo, se registraron infracciones en el 36% de los motoristas y el 56% de los conductores de los otros vehículos.