El Koenigsegg Jesko Red Cherry Edition es un one-off desvelado recientemente por la marca que no estaba contabilizado en las 125 unidades que en principio se iban a producir.

El Koenigsegg Jesko llegó al Salón de Ginebra el pasado mes de marzo como el objetivo de convertirse en el coche más rápido del mundo. Para cumplirlo, el hipercoche sueco mostró cuáles eran sus virtudes para conseguirlo: 1.600 caballos de potencia, 1.500 Nm de par motor, un peso de 1.420 kilogramos y aditivos aerodinámicos suficientes como para que una tonelada de peso lo adhiera al suelo como si de un cromo se tratase.

Obviamente, un coche tan loco como este tiene que ir acompañado de un precio mareante. Para hacerse con una de las 125 unidades que el fabricante produjo, los compradores tuvieron que desembolsar 2,5 millones de euros. Decimos que lo tuvieron que hacer porque pese a su exorbitante precio, todas las unidades se vendieron en sólo unos días.

Se han fabricado 125+1 unidades del Koenigsegg Jesko

Sin embargo, resulta que no se fabricaron sólo 125, sino que hay una unidad más. Si contamos al espectacular Koenigsegg Jesko Red Cherry Edition que protagoniza estas líneas, hay 126 unidades de este modelo en la faz de la tierra. Este modelo es un one-off o, lo que es lo mismo, un coche único.

Si eres un multimillonario, hacerse con un superdeportivo es algo obligatorio e incluso necesario, pero si tu nivel de excentricismo llega a otro nivel, Christian Von Koenigsegg es el indicado para hacer realidad tus sueños. Prueba de ello es el Koenigsegg Jesko Red Cherry Edition, un coche que, como su propio nombre indica, es la guinda (o más bien la guindilla) del pastel dentro de la producción de esta locura sobre ruedas.

Esta edición tan especial llama la atención especialmente por su color rojo cereza. Si ves un Koenigsegg Jesko “convencional” en la calle y no te haces un esguince cervical algo te está pasando, pero si encima es esta unidad en concreto, cuéntaselo a tus nietos, porque es un coche único en el mundo.

La fibra de carbono ha reducido aún más el peso del Koenigsegg Jesko Red Edition

Koenigsegg ha mantenido la fibra de carbono desnuda en una buena cantidad de partes del coche, como en el splitter delantero, el enorme difusor trasero, las branquias de los pasos de rueda o en algunas partes del monstruoso alerón. Por si el diseño no fuera suficientemente agresivo ya, la marca ha adherido dos franjas longitudinales para rematar el conjunto.

Otra de las diferencias de este one-off respecto a uno “convencional” son las llantas. Su diseño es de cinco radios y están hechas en fibra de carbono, con una medida de 20 pulgadas en el eje delantero y de 21 en el trasero. El fabricante no ha compartido ninguna foto del interior, pero lo más seguro es que se haya modificado para combinarlo con las llamativas tonalidades exteriores.

Dejando de lado al espectacular maquillaje de esta unidad, el peso del coche ha sido rebajado, aunque el pequeño fabricante no ha querido dar ningún dato oficial.

Este Koenigsegg Jesko Red Cherry Edition se encuentra a la venta en un concesionario de coches ultra exclusivos alemán. No sabemos si el coche está ya vendido o todavía está buscando garaje, pero lo que sí sabemos es que en caso de que siga a la venta, el coche no saldrá del concesionario por menos de 3 millones de euros.