El sedán deportivo de la marca coreana aparece en un video quemando rueda y haciendo drift. Su motor V6 3.3 biturbo ofrece un sonido algo descafeinado.

El Kia Stinger es uno de los lanzamientos más relevantes que ha hecho la firma coreana en los últimos años. La berlina deportiva promete competir en un segmento en el que muy pocas marcas generalistas se han atrevido a entrar, el de los vehículos premium. Modelos como el BMW Serie 4, Alfa Romeo Giulia, Audi A5 o el Mercedes Clase C podrían encontrar en el Kia Stinger un nuevo rival en el mercado, y el siguiente video demuestra que el modelo coreano ha nacido con los genes deportivos necesarios para hacer frente a sus competidores (aunque su sonido todavía deja mucho que desear).

Como podemos ver, el Kia Stinger es un sedán con espíritu deportivo. Su arquitectura de propulsión trasera (también estará disponible con tracción total) y su gama de motores mucho más potentes que el del resto de modelos de la marca – dejan patente la filosofía de esta berlina. Que mejor manera para demostrar sus capacidades que realizando ceros y quemando rueda a más no poder…

El motor V6 del Kia Stinger tiene un sonido un tanto descafeinado

Kia Stinger

El propulsor que vemos en este video es el tope de gama, un V6 3.3 biturbo que desarrolla la friolera de 370 CV de potencia, pero la firma también ofrece un 2.0 turbo que produce 255 CV de potencia como alternativa. La única pega que le ponemos a estos motores por lo que hemos visto hasta la fecha es su sonido, especialmente en el caso del V6; hay motores de cuatro cilindros que tienen un sonido de escape más potente y atractivo que el del sedán, y eso en una berlina deportiva es un hándicap a nuestro parecer.

La versión diésel del Kia Stinger será la más vendida en Europa

Kia Stinger

Por desgracia, las versiones idílicas del kia Stinger – las gasolina – no serán las más escogida por la mayoría de consumidores en nuestro continente. Más allá de los propulsores gasolina, el sedan coreano será ofrecido en Europa con un motor diésel de 200 CV de potencia y una transmisión automática de ocho velocidades. Kia calcula que dicha variante supondrá el 70 % de las ventas del Stinger en el viejo continente.