Kia expone en la cita loca dos nuevos prototipos. Un SUV grande, obra maestra de Mohave y, el otro, a través de la firma SP, el anticipo de un nuevo crossover que se venderá en todo el mundo

La SP Signature pone la nota de distinción entre los productos de Kia. Una línea más exclusiva y que, al menos así tratará de demostrarlo, según lo que hemos podido ver en el Salón de Seul.

El Kia Imagine, un concepto eléctrico que vimos en el Salón de Ginebra a principios de este mes, también hizo su debut en el Salón del Automóvil de Seúl. Por lo que las intenciones de Kia pueden ser presentar un nuevo SUV o renovar su línea de diseño.

Dos nuevos conceptos

SP Signature

Primeramente, el concepto de SP Signature comenzó como un producto para el mercado indio y que, posteriormente, se transformó en una oferta en expansión mundial. Algo que Kia no oculta ya que sabemos que SP tiene entre sus planes introducir un nuevo SUV pequeño para sus mercados globales.

El concepto Tusker tendrá un diseño más elegante, pero aún está por confirmar el aspecto definitivo, que no choque contra ningún producto ya comercializado ni tampoco respecto de su equivalente en la marca matriz, el Hyundai Kona, su primo corporativo con el que la versión de producción compartirá los mecánicos.

Además también compartirán aspecto como una línea de cintura alta, faros delanteros deportivos, barras en el techo… Los detalles hacen que la firma tenga un aspecto más técnico y ágil que el Kona. Se especula con el este modelo Tusker solo se ofrecería en versión 4×2, prescindiendo de la tracción en las cuatro ruedas.

SUV de tamaño grande

Conocido como Kía Borrego o Kía Mohave en otros mercados, esta propuesta apunta a ser el buque insignia entre los SUV y todocaminos de la marca. Una obra maestra para una bestia con una presencia imponente.

Equipado con tracción a las cuatro ruedas y listo para enfrentarse a los senderos más rocosos, Kia lo integra entre los todoterrenos modernos de grandes dimensiones.

Con un frontal donde la rejilla de la parrilla recoge toda la atención, la vista lateral destaca por unas impontentes ruedas enfundadas en unas, no menos, llamativas llantas. La zaga abruma, con dos colas de escape dobles cromadas, que quizás no sean más que los ya habituales embellecedores de las salidas reales de escape, la línea entre los pilotos recoge sin miramientos el nombre del vehículo: Mohave.