James Bond continuará con su tradición de elegir un Aston Martin en la última película de la saga, que llegará a los cines en abril de 2020.

La relación del James Bond con Aston Martin se remonta a 1964, cuando por primera vez el agente secreto más famoso del mundo apareció en la gran pantalla con un flamante Aston Martin DB5. Además, esta unidad salió a la venta en una famosa casa de subastas el pasado 15 de agosto.

Este vínculo tan británico se ha mantenido vigente durante más de 50 años, y es que en la próxima película del agente 007, que será la vigésimo quinta y cuyo nombre será James Bond: No Time to Die, aparecerán en escena varios modelos de la exclusiva marca.

Ya en junio se desveló que el mítico Aston Martin DB5 entrará en escena en la última película de la saga, así como también una unidad de un Aston Martin V8. Sin embargo, el tono clásico que se consigue con la aparición de estos dos majestuosos GT ingleses, se combinará con el más tecnológico, y es que los aficionados al motor también podremos ver el próximo hiper coche de la marca: el brutal Aston Martin Valhalla.

El último modelo del fabricante que se ha confirmado es el Aston Martin DBS Superleggera, por lo que los espectadores podrán disfrutar de un póker espectacular. Tanto el Aston Martin DB5 como el Aston Martin V8 ya han tenido apariciones en diferentes películas de la extensa saga, sin embargo, No Time to Die será el debut para el Valhalla y el DBS Superleggera.

James Bond será el primero en conducir el Aston Martin Valhalla

El fabricante ya está produciendo el Aston Martin DBS Superleggera e incluso ya se han realizado las primeras entregas. Por el contrario, Daniel Craig tendrá la inmensa suerte de ponerse al volante del Aston Martin Valhalla, un hiper coche que todavía se está desarrollando y que fue presentado oficialmente en el Salón de Ginebra de este mismo año.

Por lo tanto, no es aventurado pensar que la unidad utilizada en la película sea un prototipo de pre-producción con la carrocería definitiva pero con un propulsor distinto al que montara la versión definitiva.

Parece claro que el Aston Martin Valhalla partirá con ventaja respecto al resto de coches utilizados en la película, y es el fabricante prometió un tren motriz híbrido con un motor V6 turboalimentado capaz de entregar 1.000 caballos de potencia.

Además, este modelo cuenta con una transmisión de doble embrague muy cercana a la que utiliza el equipo Red Bull Racing en la Fórmula 1. Esto no es una rareza teniendo en cuenta que el equipo austriaco está colaborando con la marca británica para desarrollar el nuevo deportivo.

También sabemos que cuenta con un chasis monocasco de fibra de carbono, por lo que su peso no llegará a los 1.350 kilos. Gracias a esto, la relación peso/potencia será de nada menos que 750 caballos por tonelada. Por lo tanto, parece que con semejante rendimiento, será difícil que alguien se le escape a James Bond.