Jaguar Land Rover apuesta fuerte por la producción de coches eléctricos. Invertirá 18.000 millones de dólares (15.500 millones de €) en los próximos 3 años, incrementando un 26% su inversión en esta área.

A pesar de no haber alcanzado el número de ventas esperadas por la compañía británica desde principios de año hasta marzo, Jaguar Land Rover busca dar otro paso hacia delante para potenciar, todavía más si cabe, la producción de coches eléctricos, los cuales, parece se convertirán en el standard del futuro en el mundo del automovilismo.

Sorprendente mente, este impulso del fabricante inglés hacia los coches eléctricos llega, incluso teniendo en cuenta, que el 90% de sus ventas durante el año, provienen de sus modelos diésel,  lo que demuestra el compromiso del fabricante por apostar por la tecnología eléctrica.

Para 2025, Jaguar Land Rover, pretende ofrecer versiones híbridas de sus modelos de combustión, y sólo si la demanda es lo suficientemente fuerte, ofrecerán versiones 100% eléctricas de modelos determinados. La enorme fabrica de 6 pisos en Reino Unido, se adaptará y modernizará para poder llevar a cabo estos proyectos de manera eficiente.

El primer modelo 100% eléctrico construido por Jaguar es el I-Pace, posicionándose como competidor directo del Tesla X, que, incluso siendo el primer intento de la marca construyendo un eléctrico crossover, la tónica general de las reviews ha sido muy positiva.

Además de la producción de coches eléctricos, Jaguar Land Rover también está apostando por la producción de coches que se conducen solos, es decir, autónomos, de hecho, están realizando pruebas muy interesantes como esta para poder acercarse poco a poco al coche “inteligente”, el cual nos guste o no, sabemos que será el futuro de la conducción dada su seguridad, comodidad y eficiencia.

Durante la presentación, Jaguar Land Rover también contó que están trabajando para abrir un centro de información, software y tecnología en Manchester. Este desarrollo también está pensado para impulsar el desarrollo de los coches autónomos.