El grupo Jaguar Land-Rover ha comprado Bowler, una pequeña compañía de preparaciones que ha forjado su legado en las competiciones off-road más extremas

Bowler Manufacturing es un pequeño fabricante de todoterrenos con sede en Derbyshire que utilizaba como base los Land Rover Defender y Range Rover Sport y que ha ganado fama con sus modelos para rally-raids.

Sin embargo, su parentesco con Jaguar/Land Rover no sólo se limitaba a coger como donantes los chasis del grupo, sino que en 2012 crearon conjuntamente una competición de Rallys: la Defender Challenge by Bowler.

Sin embargo, el grupo británico ha querido estrechar lazos de manera definitiva haciéndose con los derechos de Bowler Manufacturing. El entramado afirma que se aprovecharán de la experiencia del modificador en “dinámica de vehículos todoterreno, técnicas de producción de bajo volumen y pruebas de fiabilidad en las condiciones más extremas”.

El plan es que los chicos de Bowler trabajen con Special Vehicles Operations, el departamento de vehículos especiales del grupo Jaguar/Land Rover. El grupo afirmaba que SVO es un “negocio de rápido crecimiento que amplía los atributos de Jaguar y Land Rover para crear los productos más distinguidos, por lo que añadir Bowler a nuestra cartera es un ajuste natural”.

Michael van der Sande, jefe de JLR SVO, afirmó que el primer paso es estabilizar Bowler durante un año “dándole la organización y la inversión que necesita”. El negocio continuará trabajando en Derbyshire y mantendrá su plantilla de 26 empleados, aunque ya se ha declarado que debido al cambio de accionistas, “algunas personas ya no estarán involucradas”.

La compra de Bowler por Jaguar Land-Rover hará posible los modelos más salvajes

Todos los planes apuntan a que Jaguar/Land-Rover utilice el nombre de Bowler para bautizar a las versiones más extremas para off-road. Este movimiento es una maniobra muy inteligente por parte de Land Rover, y es que no  tenía sentido que una pequeña compañía como Bowler se lleve todos los méritos cuando la base de todas sus preparaciones son sus coches.

De hecho, Gerry McGovern, director de diseño de Land Rover, creó el departamento de vehículos especiales SVO en 2017 para intentar competir con este tipo de preparadores que no dejan dinero en sus arcas. Por lo tanto, adherir una compañía con tanta experiencia como Bowler es una maniobra brillante.

Por lo tanto, no es descabellado pensar en que Bowler pueda trabajar en una versión radicalizada del nuevo Land Rover Defender o incluso algo sobre el primer SUV eléctrico de Range Rover.

Van der Sande afirmaba: “Durante casi 35 años, el nombre Bowler ha sido sinónimo de innovación y éxito, con una reputación forjada por su participación en las competiciones de automovilismo todoterreno más duras del mundo. Es emocionante que ahora podamos participar y liderar el futuro de la marca Bowler como parte de Jaguar/Land Rover”.

“En Special Vehicles Operations estamos ansiosos para comenzar a trabajar con nuestros colegas de Bowler. Utilizar las habilidades y la experiencia del equipo de Bowler a las de SVO es un paso clave en nuestra estrategia para crear una cartera diversa y emocionante de productos y negocios”, conluyó el jefe de Jaguar/Land Rover SVO.