Instalar un kit de GLP en un coche puede ser una alternativa muy interesante y una posibilidad para conseguir un coche con etiqueta ECO

Convertir con un kit de GLP a nuestro vehículo de gasolina conlleva una serie de comprobaciones previas. En primer lugar, solo aquellos coches que igualen o superen la normativa Euro 3 podrán instalar el kit de GLP. Eso significa que encontraremos vehículos desde el 2001 en adelante, aunque podría existir alguno entre 1995 y 2001. Además, la legislación solo permite la transformación en vehículos impulsados por gasolina y en ningún caso por diésel.

Por otro lado, obtendremos el distintivo ambiental ECO si cumple con las normas Euro 4, Euro 5 y Euro 6. En cuanto al precio de la instalación de un kit de GLP, oscila entre los 1.500 y 3.000 euros. Esto dependerá del modelo y especificaciones como cilindrada, tipo de inyección o el tanque de combustible que elijamos.

Normativa Euro 3: el mínimo para convertir nuestro vehículo

Antes de realizar este proceso, deberemos comprobar que nuestro automóvil cumple con la normativa Euro 3. A pesar de que ubicamos a estos vehículos a partir del 2001, quizá podremos encontrar alguno en años previos. No obstante, como hemos dicho anteriormente, la mejor forma de asegurarnos es comprobar si cumple o no con esa legislación. Además, hay que tener en cuenta que solo podremos convertir nuestro vehículo si es impulsado por gasolina.

Opel Crossland X GLP

Uno de los alicientes para convertir nuestro coche es la obtención de la etiqueta ambiental ECO. Pero, ¿es esto así? La respuesta es un sí a medias. Solo los automóviles que cumplen con las normativas Euro 4, Euro 5 y Euro 6 tienen acceso a ese distintivo. Asimismo, otro de los requisitos es que cuenten previamente con el distintivo ambiental C de la DGT.

La ITV y los coches con un kit de GLP instalado

Una vez realizada esta conversión, nos puede asaltar la duda a la hora de pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). ¿Qué necesitaremos para homologar un kit de GLP en un coche? El certificado de estanqueidad del circuito instalado y del correcto funcionamiento de sus componentes. Este documento lo obtendremos en el taller donde hayamos realizado la transformación. No obstante, esta certificación deberá contar con una plazo máximo de un mes previo a la ITV.

Fallos Comunes de la ITV

Pero, ¿cuánto cuesta instarlar un kit de GLP en un coche? Aunque dependerá del taller, el precio oscila entre los 1.500 y 3.000 euros. El precio está sujeto al tipo de vehículo y al tipo de componentes que utilice. Esto se traduce en un precio más barato si tenemos un coche de menor cilindrada. En caso contrario, el precio será más elevado. No obstante, también dependerá del tipo de inyección (directa o multipunto) o del modelo de tanque de combustible que instalemos.

Por último, la instalación de un kit de GLP en nuestro vehículo tendrá una amortización más o menos rápida dependiendo de los kilómetros. Esto significa que cuanta más distancia recorramos, mayor ahorro llevaremos a cabo. ¿Por qué? En primer lugar, porque el autogas GLP es más barato que la gasolina, cerca de un 40% más. Las estimaciones indican que al llegar a los 40.000 kilómetros ya amortizaremos la inversión en este tipo de coches.

Opel Crossland X GLP

¿Qué requiere el kit de conversión?

Sin embargo, ¿qué supone instalar en nuestro coche de gasolina un kit de GLP? A continuación, enumeramos los componentes del denominado «kit de conversión» que se ubicarán en nuestro vehículo tras la transformación.

En primer lugar, podremos decidirnos por dos tipos de depósitos: cilíndricos y toroidales. El primero de ellos se ubica en el interior del maletero, ya que no quitan espacio para la rueda de repuesto. Esto se debe a que esta no se encuentra ahí, como en los todoterrenos, o porque incorpora de serie un kit reparapinchazos. Asimismo, este modelo puede extender hasta los 160l. de capacidad, siendo el máximo posible.

Opel GLP Factoría

En cuanto a los toroidales, tienen forma de argolla o anillo y se ubican en el lugar de la rueda de repuesto. En este caso, deberemos hacernos con un kit reparapinchazos, ya que no podremos reinstalar la rueda de repuesto. Además, existen dos tipos de instalación: interna (oculto en el interior del maltero, pero sin quitar espacio a este) y externa (en el exterior del vehículo, donde se ubicaba la rueda de repuesto).

La zona de carga se ubicará en el lateral del coche. Habitualmente encontraremos esta toma de carga en el acceso para llenar el depósito de gasolina. Por otro lado, se instalará una tubería GLP desde el nuevo tanque de combustible hasta el motor. Asimismo, se añadirán válvulas que controlarán el suministro de gas o reductores de presión para mantener el buen funcionamiento del kit de GLP.

GLP

Por último, este sistema utilizará inyectores de gas, una centralita que controlará los tiempos para dar paso hasta la unidad de potencia y un conmutador. Este último componente nos permitirá seleccionar pasar del modo gasolina al modo autogas y viceversa.