Este Fiat Cinquecento modificado es uno de los vehículos más inverosímiles que te encontrarás… ¡pero no veas como corre!

A lo largo de la historia del automóvil se han creado todo tipo modificaciones inverosímiles, y lo de este Fiat Cinquecento no es una excepción. Este vehículo urbano terminó su producción hace aproximadamente 20 años y es el predecesor directo del actual Fiat 500. Pero lo que hay debajo del capó de este Fiat Cinquecento nada tiene que ver con el modelo original, ya que incorpora el motor de una Kawasaki Ninja ZX-14R de 2012 y recibe una serie de mejoras que lo convierten en un vehículo mucho más capaz en circuito. Se podría decir que del Cinquecento original ha quedado poco más que la carrocería.

Prestaciones astronómicas: 250 CV de potencia y 12.000 rpm

Este curioso ejemplar ofrece unas prestaciones muy superiores a las del vehículo de serie: produce 250 CV de potencia y alcanza las 12.000 rpm, una cifra espectacular para un coche que pesa poco más de 1.000 kg y que ni si quiera alcanzan la mayoría de superdeportivos del mercado. Además, el motor abandona la configuración original para situarse ahora justo delante del eje trasero (posición central del motor); una característica muy común entre los grandes superdeportivos, ya que mejora el reparto de pesos del coche y por tanto la dinámica de conducción; es la misma configuración que utiliza el Audi R8 V10, por ejemplo.

Chasis mejorado

Además, el coche ofrece unos pasos de rueda ensanchados destinados a liberar espacio para las nuevas llantas y los neumáticos de alto rendimiento que monta esta unidad. En la parte delantera, encontramos un diseño modificado, mientras que en la zaga, el escape deportivo queda al descubierto.

En el interior, continúan los cambios con una serie de refuerzos y una estructura antivuelco, un volante modificado de la marca OMP, asientos tipo bucket y una instrumentación digital básica destinado a la monitorización  de tiempos en circuito.

Este espectacular Cinquecento es una auténtica flecha en circuito, y probablemente sería un duro contendiente para muchos deportivos modernos.