El fabricante nipón sustituirá sus carretillas elevadoras convencionales por versiones alimentadas por hidrógeno.

Toyota se ha tomado muy en serio la utilización de hidrógeno como fuente energética alternativa. Si hasta ahora el fabricante nipón basaba sus esfuerzos en promover el crecimiento de su coche de hidrógeno, Toyota Mirai, ahora la compañía de automóviles ha decidido que también utilizará carretillas elevadoras de pila de combustible en sus plantas de producción. El objetivo de Toyota es de reducir las emisiones de CO2 en sus fabricas, para lo cual sustituirá las carreterillas elevadoras tradicionales por otras de pila de combustible de hidrógeno. Las dos primeras unidades de estas máquinas ya están en marcha en la planta de Motomachi, situada Japón. El fabricante de automóviles tiene la intención de poner en funcionamiento 180 unidades de estas maquinas para 2020.

Carretillas hidrógeno Toyota

 

 

 

 

 

Estas carretillas de pila de combustible fabricadas por la propio marca utilizan hidrógeno para generar electricidad y tienen una capacidad de carga de hasta 2.500 kg. Las maquinas no emiten CO2 durante su funcionamiento. También son muy prácticas en su repostaje, tres minutos bastan para llenar su depósito.

Toyota lleva desarrollando tecnologías relacionadas con el hidrógeno como fuente de energía desde que en 2015 anunciase el “Desafío Medioambiental Toyota 2050”  (Toyota Environmental Challenge 2050).

Fuente: Newspress