Los impuestos acechan nuestra economía, por lo que te contamos todos los que tenemos que pagar por nuestro coche: ¡Agárrate! No es poco

Tener un coche implica el abono de ciertas tasas que estamos obligados a pagar. Por lo tanto, hoy te vamos a explicar cuáles son en los impuestos que tenemos que pagar por un coche en todos los casos, ya sea a la hora de comprar un coche nuevo, comprar un coche de segunda mano o directamente cuando lo tenemos en el garaje.

Todos los impuestos que tenemos que pagar por un coche

Impuesto de circulación

Este es el impuesto que tendremos que pagar por nuestro coche con mayor regularidad, y es que debe abonarse anualmente durante toda la vida útil de nuestro coche. Esta tasa se denomina impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM).

Este impuesto se paga en el municipio donde el vehículo esté registrado, por lo que su cuantía es diferente dependiendo de distintos factores. Este se basa en la Ley Reguladora de Haciendas Locales, aunque cada Ayuntamiento puede modificarlo ajustándose a unos límites.

En caso de tener un turismo, la cantidad a pagar dependerá de la potencia de nuestro coche medida en caballos fiscales (CVF). Sin embargo, quedan exentos de pagar este impuesto las ambulancias, los vehículos para el transporte público, agrícolas, adaptados para personas de movilidad reducida o con matrículas diplomáticas.

Este impuesto se paga por primera vez justo antes de que el vehículo se matricule. En caso de que compremos un coche nuevo que no esté matriculado, el impuesto se prorratea en los cuatro trimestres del año. De esta manera, si compramos un coche en febrero habrá que pagar el año completo pero si lo hacemos en octubre sólo tendremos que pagar una cuarta parte.

En caso de comprar un coche de segunda mano, el encargado de pagar el IVTM será aquel que figure como titular el 1 de enero. No te pierdas nuestros consejos para comprar un coche de segunda mano y, en caso de que seas el vendedor, te recomendamos nuestra guía para vender tu coche de segunda mano.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

El Impuesto sobre el Valor Añadido o IVA es quizá la tasa que más incidencia tiene en nuestra vida diaria, y es que lo pagamos en todas nuestras compras. Tampoco nos libramos de él a la hora de comprar un coche nuevo, por lo que estaremos obligados a pagar un suplemento del 21% del precio de la compra. Sin embargo, hay una reducción para vehículos destinados a personas con movilidad reducida por la que el IVA se queda en un 4%.

A la hora de hacernos con un coche de segunda mano, depende de si lo compramos a un profesional o a un particular. En el primer caso sí que tenemos que pagar el 21% correspondiente mientras que en el segundo no habrá que abonarlo pero sí el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP).

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP)

coche ocasiónComo hemos dicho antes, este impuesto sólo es aplicable en el momento en el que compramos un coche de segunda mano a un particular. En este caso, la cuantía a pagar se obtiene aplicando un porcentaje al valor real del vehículo que, dependiendo de la comunidad autónoma, puede ir desde un 4% a un 8%.

En algunas comunidades se establece el pago de una cuota fija dependiendo de la antigüedad y de la cilindrada del vehículo adquirido. El justificante de pago de esta tasa es obligatorio para poder realizar el cambio de titularidad del vehículo.

Impuesto de matriculación

Matrícula azulEste impuesto sólo se paga una vez en la vida del vehículo, es decir, la primera vez que el vehículo se matricula en España. Por lo tanto, sólo te tocará pagarlo cuando compres un coche nuevo o bien importes un vehículo.

La base imponible de este impuesto se calcula dependiendo del nivel de emisiones de CO2 del vehículo, por lo que tenemos hasta cuatro niveles:

  • Impuesto del 0%: aplicable cuando la media de emisiones del vehículo es igual o inferior a 120 g/km.
  • Impuesto del 4,75%: cuando las emisiones se sitúan entre 120 g/km y 160 g/km.
  • Impuesto del 9,75%: se paga cuando las emisiones son de entre 160 g/km y 200 g/km.
  • Impuesto del 14,75%: el máximo estadio es aplicable cuando las emisiones son iguales o superiores a 200 g/km.

Estas tablas se aplican en toda España, aunque al igual que pasa con el ITVM, cada comunidad puede ajustarlas de manera que pueden incrementar el precio hasta un 15%.

Combustible

Repostar combustible equivocadoPor último, y aunque no nos demos cuenta, cada vez que vamos a la gasolinera a llenar el tanque de combustible de nuestro coche, estamos pagando impuestos. Concretamente, el 42% del precio del combustible va destinado al Impuesto de Hidrocarburos, por lo que pagamos nada menos que 40 céntimos por cada litro de combustible que entra en nuestro vehículo. Además, el precio final del combustible no se salva de incluir el IVA, por lo que también pagamos un 21% más.

Si quieres saber más sobre al respecto, no te pierdas el reportaje de nuestros compañeros de DrivingEco sobre los impuestos en la gasolina y en el diésel en el que desglosan el precio del combustible.

Esperamos haberte aclarado las dudas sobre todos los impuestos que pagamos por nuestro coche y, en caso de que estés pensando en hacerte con uno, no haberte quitado las ganas de hacerlo.