Las berlinas deportivas vuelven a la actualidad y el departamento N de Hyundai ya trabaja en un Hyundai Sonata N

Las ventas lo dejan claro y, además de los kits estéticos con algunas mejoras dimámicas, Hyundai ha encontrado en su línea de productos N un nuevo aliciente que ofrecer en sus coches.

Tanto los acabados N-Line como los modelos que pasan por el tratamiento dado por la división especialista en exprimir y potenciar los coches destinados a una conducción más neutral, la sección N de Hyundai, muestran un mayor atractivo, tanto a los ojos como a los que buscan una conducción más deportiva.

Es por eso que, desde Estados Unidos, Brian Smith, responsable de operaciones para el país, ha confirmado que el nuevo Hyundai Sonata también se venderá con un acabado N-Line y, más emocionante aún, un Hyundai Sonata N.

El éxito residirá en potenciar lo que ya es bueno

Es de suponer que el motor elegido para animar el futuro Hyundai Sonata N sería el bloque de dos litros, cuatro cilindros, turbo con una potencia mínima de 250 CV, el mismo que ya aparece en las versiones más potentes del Hyundai i30 y del Veloster, el Hyundai i30 N y el Hyundai Veloster N.

Además, al igual que para estos dos ejemplos de lo que la rama N de Hyundai es capaz de hacer, contaría con otra modificaciones esperables para cualquier variante deportiva como son un kit de suspensión de amortiguadores y muelles propio que acercara unos centímetros al suelo la carrocería. Una carrocería con elementos exclusivos como paragolpes delantero y trasero con mejora del flujo del aire que apoyara esa reducción de altura y que, a la vez, propiciaran un comportamiento más deportivo por lo que, el conjunto, añadiría un potenciado equipo de frenos.

Una imagen que seguro que quedará muy próxima a la que el popular diseñador X-Tomi muestra en su perfil en redes sociales y que encabeza este texto.

Igualmente, el interior debería recoger la esencia deportiva con asientos diferenciados que mejoran la sujeción de los ocupantes del vehículo, sobre todo cuando la conducción es más espirituosa. Además de otros detalles distintivos como el tapizado, inserciones en materiales asociados a la competición, volante, pomo y pedales exclusivos, etc.

Además, gracias a los nuevos productos de personalización que la firma coreana ya tiene proyectado poner en el mercado a través del Hyundai N Permformance, el futuro Hyundai Sonata N podría ampliar su arsenal de accesorios.

¿Solo para EE.UU.?

De momento no hay ninguna confirmación sobre la disponibilidad en el mercado europeo.

Hemos podido conducir el Hyundai i30 N, en la prueba, tanto del modelo compacto como el fastback y ambas versiones muestran un carácter deportivo de referencia.

La producción del Hyundai Sonata N, siguiendo el buen hacer del departamento que toma la inicial del Circuito de Nürburgring como seña de identidad, no puede sino alentar la doble esperanza de, primero, tener una nueva berlina deportiva que pudiera rivalizar con otros referentes como el Skoda Octavia RS.