El Hyundai i30 N Performance ha recibido un kit de mejoras de RaceChip que lo acerca a sus rivales más directos: Volkswagen Golf R, Honda Civic Type R, etc.

Con la ayuda de una pequeña compañía de tuning llamada RaceChip, el Hyundai i30 N Performance se ha convertido en un duro rival para el Volkswagen Golf R o el Honda Civic Type R gracias a un paquete que incrementa sus prestaciones.

Más potencia y par motor

Hyundai i30 N Performance

El Hyundai i30 N Performance utiliza una ECU (unidad de control de motor) actualizada respecto al i30 N estándar, la cual le aporta una potencia adicional de 38 CV (271 CV) y 145 Nm (353 Nm) de par motor. Pero la cosa no queda ahí, puesto que el paquete de mejoras de RaceChip pone las cosas aún más interesantes para el compacto deportivo surcoreano. Gracias a la incorporación de un downpipe en el sistema de escape (optimiza el flujo de aire desde la salida del turbo), el Hyundai i30 N Performance alcanza un total de 320 CV de potencia (los mismos que el Honda Civic Type R y 10 CV más que el Volkswagen Golf R) y 524 Nm de par motor. Con este aumento, calculamos que el compacto deportivo pasará de 0 a 100 km/h en unos 5,5 segundos (0,6 segundos más rápido que el modelo estándar).

Chasis mejorado: kit antivuelco y suspensiones deportivas

Hyundai i30 N Performance

A nivel de chasis, el kit de mejoras de RaceChip también aporta novedades, entre las que destaca el kit antivuelco en la cabina interior y unas nuevas suspensiones deportivas que reducen la altura al suelo en 15 mm. El coche también incorpora unas llantas OZ Leggera HLT recubiertas por unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4S.

Hyundai i30 N Performance

La carrocería incluye varios detalles estéticos que modifican ligeramente la imagen exterior del compacto deportivo. A continuación, podemos ver un par de videos de este Hyundai i30 N Performance modificado.