En la historia del Porsche 911 la serie 991 abarca dos versiones muy diferentes bajo un mismo código interno

La historia del Porsche 911 recoge generaciones que son continuistas y otras que rompen moldes, lo que no se había contemplado hasta la llegada de la familia del Porsche 911 991 es que dos modelos compartieran un código interno pero estuvieran tan distanciados entre sí. Y nos explicamos.

En 2011 el mundo conoció el nuevo Porsche 911, una nueva generación conocida como 991 que ofrecía un arsenal de novedades. Empezando por su chasis, completamente nuevo, una mayor distancia entre ejes, una aerodinámica activa apoyada en un fondo plano y una reducción de la cilindrada ya que, el motor del Porsche 911 Carrera 991 cubicaba 3.400 cc, a pesar de ello, su potencia era mayor que su equivalente de la generación anterior, el Porsche 911 997, aunque solo fueran 5 CV pero su comportamiento era aún más dinámico y deportivo gracias a un control dinámico del chasis y una caja de cambios manual de siete velocidades.

Estéticamente, la inclusión de las luces diurnas en las ópticas de los intermitentes y unos afilados pilotos traseros, junto con las líneas de la silueta, no dejaban lugar a dudas que en la historia Porsche 911, la del 991 sería una de las más elegantes generaciones.

Generación 991, una nueva etapa en la historia del Porsche 911

La llegada del Porsche 911 Carrera S 991 no se hizo esperar y, con ella, el primer récord: con 400 CV sería la versión más potente de esta variante. Para lograrlo, el motor tenía un volumen de 3,8 litros y su 0-100 quedaba en unos 4,7 impresionantes segundos. Además, montando unas llantas de 20 pulgadas, no solo se mejoraba el confort sino que se ganaba en dinamismo. Como novedad aparecía el sistema Star/Stop que mejoraba los consumos en unos 8,9 litros a los 100 (según el extinto ciclo NECD, no el WLTP).

En primavera de 2012 aparece el Porsche 911 Carrera Cabriolet 991 y su capota se pliega o despliega en tan solo 13 segundos, pudiendo accionarse en movimiento hasta los 50 km/h. A finales de ese mismo año el Porsche 911 Carrera 4 y Porsche 911 Carrera 4 Cabriolet hacen acto de presentación.

2012 será recordado como el año del Porsche 911 Club Coupé, una edición ultralimitada a 13 vehículos, uno de ellos sería expuesto en el Museo de la marca, que, tomando el mencionado Porsche 911 Carrera S como base, fueron adjudicados por sorteo entre los diferentes miembros de distintos clubs registrados por la marca.

Estos ejemplares eran 30 CV más potentes y ofrecían una aceleración en el 0-100 de 4 segundos y una velocidad máxima de 303 km/h. Además, se engalanaron gracias a contar con un arsenal de equipamiento opcional y una estética donde el color de la carrocería verde Brewster Green exclusivo y el spoiler característico “cola de pato” ponían la nota distintiva. El precio del Porsche 911 Club Coupé fue de casi 143.000 euros.

Antes de terminar el año, el Porsche 911 Carrera 4S fue presentado antes de que recibir al nuevo icono de la generación 991…

Si 2012 fue un año de presentaciones en la historia del Porsche 911 991, 2013 no dejaría de ser menos impactante.

Los Porsche 991 más emocionantes

En Salón de Ginebra el esperado nuevo Porsche 911 GT3 deslumbró a todos gracias a una imponente presencia y a sus prestaciones: con un motor capaz de generar 475 CV, la velocidad máxima de 315 km/h solo podría quedar mejorada por una aceleración de 0 a 100 en tan solo 3,5 segundos. Además, como novedad, este Porsche 911 GT3 991 montaba un sistema direccional en el eje posterior lo que le permitía ser más efectivo en el paso por curva a la vez que se aumentaba la estabilidad y, para enfado de los puristas, únicamente estaba disponible con cambio automático.

Coincidiendo con el 40 aniversario del primer Porsche 911 Turbo, la marca germana presentaba al mundo el Porsche 911 Turbo 911 y Porsche 911 Turbo S 991, un vehículo que era capaz de generar hasta 560 CV y dirigir su poderío a las cuatro ruedas gracias a la tracción integral cuyas ruedas traseras contaba con un sistema de dirección activa.

Y si de aniversarios se trataba, también 2013 era el año de celebración de los 50 años de la comercialización como tal de la nomenclatura como Porsche 911 (por la de Porsche 901 de la primera generación)

El Porsche 911 50 Jahre 911 fue un Porsche 911 Carrera S pero con un ancho de vías mayor, igual que las versiones de tracción total, del que se fabricarían 1.963, todos ellos tomaban elementos inspiradores del original como la tapicería o los números del cuadro de los instrumentos en color verde mientras las manecillas eran en blanco. Sus llantas evocan a las míticas “Funch” y los cromados aparecen para recoger los toques que el Porsche 911 de 1.963 lucía.

Pero si de uno de los más emocionantes “nueve-nueve-uno” hubiera que seleccionar, el equilibrio de la versión del Porsche 911 GTS 991 de 2014 encumbran a este vehículo.

Como anticipo del principio del fin de esta primera fase del Porsche 991, el mundo se estremece al conocer al Porsche 911 atmosférico pensado para uso fuera de circuito más radical jamás fabricado: el Porsche 911 GT3 RS.

No solo por su estética, aun más potente y exuberante que la del Porsche 911 GT3 RS 997 equivalente, este supercoche fue presentado en el Salón de Ginebra de 2015 como guinda generacional.

Como gran novedad se distingue del Porsche 911 GT3 991 por contar con un bloque de 4 litros atmosférico que, por fin, es capaz de alcanzar los 500 CV en una de las versiones GT3 del 911. Su 0 a 100 se fijaba en 3,3 segundos y la velocidad máxima en Estéticamente se distinguía claramente por el alerón trasero y unas entradas de aire en el eje posterior similares a las que las versiones Turbo ya presentaban.

Y, tras hacer tambalear los cimientos de la vieja guardia, el Porsche 911 GT3 solo podía adquirirse con cambio automático, Porsche quiso satisfacer las exigencias de un selecto grupo de clientes produciendo lo más parecido a una versión manual del GT3 de la caja 991, el Porsche 911 R, un producto del que solo existen 991 unidades comercializadas.

Porsche 911 991.2 ¿evolución o revolución?

Y si la producción de un 911 GT3 solo con cambio automático supuso en la historia del Porsche 911 un difícil trago de digerir para quienes disfrutaban de los Porsche más extremos con tres pedales, la llegada de las nuevas mecánicas del Porsche 991 de segunda serie o Porsche 991.2 fue aún más difícil de asumir.

La incorporación de un doble turbo compresor en el Porsche 911 Carrera de 2015 rompía esquemas en la distinción entre los Porsche 911 de aspiración natural y los que incorporaban sistemas adicionales, es decir, entre los Porsche 911 atmosféricos y los turboalimentados.

Gracias a incorporar turbocompresores, los modelos más básicos databan potencias desde 370 a 450, dejando solo al siguiente Porsche 911 GT3 de 2017 que, con su motor de 3.8 litros de aspiración, lograba producir 500 CV alcanzando la potencia del anterior GT3 RS. Un Porsche 911 GT3 RS que en su nueva evolución de 2018 no solo ofrecería más poderío, 520 CV, y un régimen máximo de giro de 9.000 rpm, sino una rendimiento y una eficacia incontestable.

Solo el ansiado Porsche 911 GT2 RS sería más radical, un GT2 que, directamente, fue producido bajo las siglas RS y que fue anunciado en 2017.

El Porsche 911 GT2 RS montaría el bloque de 3,8 litros biturbo de 700 CV y 750 Nm capaz de lanzar en el 0 a 100 en 2,7 segundos y una velocidad máxima de 340 km/h, gracias, entre otros, al trabajo de reducción de peso que fijaba en 1.470 kg (o en 1.440 con el kit especial Weissach) un coche que, entre otros, ha logrado alzarse, con un poco de ayuda adicional gracias al trabajo de Manthey Racing, todo sea dicho de paso, como el coche matriculado más rápido en el Circuito de Nürburgring.

Como colofón de esta generación, Porsche ha previsto la entrega de dos ediciones muy especiales del Porsche 911 GT2 RS: el nuevo Porsche 935 y el definitivo Porsche 911 GT2 RS Clubsport sin olvidar otras variantes espectaculares como el Porsche 911 Speedster.

Otra de las delicias de la generación Porsche 991 fue el Porsche 911 Carrera T de finales de 2017. Una versión simplificada y destinada al disfrute de la conducción que, con un motor de 3 litros twin-turbo heredado del Carrera, producía 370 Cv y 450 Nm y una suspensión deportiva (PASM), lograron alzarlo como uno de los mejores en la historia del Porsche 911 991.

Y si grandiosa fue la generación 991, el nuevo Porsche 911, la octava generación fue presentada en noviembre en el contexto del Salón de Los Ángeles 2018. Un nuevo Porsche 911 992 entra a formar parte de la historia del Porsche 911 y del que puedes conocer todos sus secretos en el artículo que le dedicamos.