La marca catalana presenta su nuevo deportivo eléctrico, Hispano Suiza Carmen, en un lugar clave para su nicho de mercado

A pesar de que la polémica está servida desde el momento en que dos empresas dicen ser los dueños de los derechos de Hispano Suiza Fábrica de Automóviles S.A., y que ambas presentan producciones nuevas desde el Salón de Ginebra, el fabricante al que nos referimos es al la que, por parentesco real, está vinculada a la marca catalana de principios del siglo XX por ser familiar directo de su fundador y no «al otro» Hispano-Suiza, el Hispano-Suiza Maguari HS1 GTC.

Hispano Suiza VS Hispano Suiza por hacerse con Hispano Suiza Fábrica de Automóviles S.A

Sea como fuere, Hispano Suiza presenta su nuevo deportivo en Suiza, el Hispano Suiza Carmen.

Un coche eléctrico que es el resultado de la combinación entre la herencia de aquellos Hispano-Suiza que vieron la luz desde la marca creada por Damián Mateu y el ingeniero suizo Marc Birkigtada pero adaptada a la tecnología que los vehículos de altas prestaciones y eléctricos son capaces de ofrecer a día de hoy.

Un deportivo eléctrico que llega gracias al interés del bisnieto de uno de sus socios fundadores, Miquel Suqué Mateu, presidente del consejo de administración de Grupo Peralada, consorcio de empresas relacionadas con el sector de la alimentación, hostelería, ocio y restauración.

Un modelo que no deja lugar a dudas de dónde procede su inspiración. El Hispano Suiza Carmen es el heredero, al menos, de diseño original de los Hispano-Suiza orginarios de entre 1904 y 1946.

En cualquier caso, este Hispano Suiza Carmen es el nuevo modelo de la marca que Suqué Mateu junto con el apoyo técnico de QEV Technologies, socio tecnológico relacionado con el equipo Mahindra Formula E, se han propuesto ofrecer. Un modelo inspirado en aquel Hispano Suiza Dubonnet Xenia y que lleva el nombre de la nieta de Damián Mateu, Carmen.

El nuevo Hispano Suiza Carmen será una pieza de orfebrería automovilística

Complicaciones lingüísticas y legales al margen, el Hispano Suiza Carmen será un coche manufacturado artesanalmente hasta el más mínimo detalle en el área de Barcelona.

Este deportivo bipalza eléctrico mide 4.733 mm de largo, 2.040 de ancho y tan solo 1.242 de alto con una distancia entre ejes de 2.800 milímetros.

El Hispano Suiza Carmen cuenta con dos motores eléctricos de 375 kW, lo cual supone una potencia total de 750 kW, equivalentes a casi 1.020 CV asociados a una batería de 80 kWh. El peso del conjunto se fija en 1.690 kg. Con estas especificaciones, el fabricante estima en menos de 3 segundos la aceleración en el 0 a 100 km/h y una autonomía de menos de 400 km en ciclo de homologación NEDC.

Cuenta con una propulsión dirigida al eje trasero, eje donde luce unas llantas de 20 pulgadas de 305/30 por las de 19 del delantero y 265/30 donde se encontrará un equipo de freno con unas pinzas de seis pistones y unos frenos carbocerámicos firmados por el prestigioso fabricante AP Racing.

Los asistentes a la conducción que incluyen van desde los imprescindibles como el ABS o el ESP hasta otras soluciones tecnológicas ya habituales en los coches de nuevo cuño como Start-Stop, ayuda al inicio de la marcha en pendiente, apertura remota, radares y cámaras posteriores de asistencia al aparcamiento, pantalla de 10,1 pulgadas para el sistema de info-entretenimiento, cargadores inalámbricas y tomas USB…

El precio de la exclusividad

Un arsenal tecnológico recogido en un espectacular Hispano Suiza Carmen cuya fabricación empezará este mismo año 2019 y hasta 2023. En total serán 19 unidades ensambladas y una de estas piezas irá destinada para la propia familia Suqué Mateu.

El precio por cada Hispano Suiza Carmen partirá desde 1,5 millones de euros, una cantidad que puede ascender debido a las peticiones y personalizaciones de cada cliente.

El blindaje de cada uno de los Hispano Suiza Carmen

No nos referimos a un blindaje balístico sino económico que cierre las puertas a los especuladores.

Según la misma familia Suqué Mateu, todas los Hispano Suiza Carmen ya estarían reservados puesto que ya han recibido un total de, al menos, 60 peticiones.

Para garantizar que cada uno de los coches acabe en el garaje adecuado, será la propia familia quien seleccione a cada uno de los futuros propietarios. Además deberán firmar un contrato por el cual no podrán vender, en un plazo mínimo de tres años desde su entrega, el Hispano Suiza Carmen en posesión y, posteriormente, deberán solicitar el consentimiento del constructor a fin de evitar que este coche se convierta en una pieza objeto de la especulación.