El Hennessey Venom F5 contará en su arquitectura con un chasis de fibra de carbono ultrarresistente

John Hennessey tiene dos objetivos: hacer de otros coches los más rápidos y hacer el coche más rápido.

Respecto del primero de sus fines conocemos diferentes preparaciones de máquinas de ensueño modificadas y preparadas para dar aún más de sí de los que sus constructores originales las diseñaron.

Así encontramos coches con prestaciones completamente desbordadas como el Ford Mustang Shelby GT500, el Chevrolet Corvette o el Dodge Challenger SRT Hellcat, todos ellos coches que superaron los 1.000 CV una vez que el equipo de Hennessey los acogió en sus instalaciones en Texas, Estados Unidos.

En cuanto a lo de construir el coche más veloz, John Hennessey siguió las indicaciones de otros grandes de la industria del automóvil y, como no encontraba el deportivo que colmara sus necesidades, se lió la manta a la cabeza para construirlo por sus propios medios.

La historia del Hennesey Venom F5 no sería nada sino hubiera habido antes un Hennessey Venom GT, el hijo bastardo de Lotus y General Motors, que puso en microuniverso de coches de récords de velocidad el apellido de su creador en el listado de los más rápidos en alcanzar cifras inalcanzable para la mayoría de los automóviles.

Sea como fuere, John Hennessey y su equipo siguen trabajando a diario para que fabricantes como Bugatti, Koenigsegg o McLaren no se duerman en los laureles y sientan que no hay rival pequeño, por limitado de la producción de sus vehículos que sea.

El Venom F5 prepara su asalto al récord de velocidad

Para afrontar un nuevo reto Hennessey contará con tecnología de vanguardia, el uso de la más innovadora y exquisita tecnología permitirá que su criatura plante cara y opte a alzar, de nuevo, la bandera de las barras y estrellas de conseguir alcanzar su nuevo reto.

No es nada nuevo que el Hennessey Venom F5 busca ser el coche de producción más rápido del mundo y el objetivo es superar a sus rivales alcanzando y superando la velocidad máxima de 500 km/h que el Bugatti Chiron Super Sport 300+ marcó en su desafío contra todos, incluso contra su hermano el Bugatti Veyron que ya lograra el récord de velocidad punta.

Por ello el fabricante tejano ha anunciado y expuesto la base para que su vehículo logre tal hazaña: el motor V8 de más de 1.800 CV que dará vida al coche irá instalado en un chasis realizado en fibra de carbono capaz de resistir la energía generada en el esfuerzo de sobrepasar los 500 km/h.

Con un peso de tan solo 86 kg, la rigidez torsional que soporta este chasis es extraordinaria: 52.000 Nm/grado.

Hennessey afirma que los tres primeros Venom F5 están ya en fase de ensamblaje y que serán sometidos a test durante el segundo cuarto de este 2020.

En total, 24 Hennessey Venom F5 serán construidos, la mitad de ellos destinados en exclusiva para Estados Unidos y, la otra docena, a repartir por todo el globo. El precio de estos coches será de 1,8 millones de dólares.