Tras la campaña de vigilancia de consumo de alcohol y drogas efectuada por la Guardia Civil de Tráfico y la DGT, los datos recogidos siguen siendo preocupantes.

Ya ha concluido la campaña de vigilancia de alcohol y drogas efectuada del 3 al 9 de junio por la Dirección General de Tráfico junto con la Guardia Civil de Tráfico. Los resultados, como suele ser habitual desgraciadamente, han sido negativos. Más aún teniendo en cuenta que el alcohol y las distracciones al volante son los principales peligros al volante.

Durante la semana indicada, un total de 200.306 conductores fueron detenidos por la Guardia Civil de Tráfico para realizar una prueba de alcohol y/o drogas. Deteniéndonos en las 196.480 pruebas de detección de alcohol, 1.939 conductores dieron positivo. Dentro de estos infractores, 1.696 se detectaron en controles preventivos, 128 fueron cometieron una infracción, 99 estuvieron implicados en algún accidente y otros 16 presentaban unos síntomas evidentes de ir bajo la influencia del alcohol.

De los 1.696 conductores que dieron positivo en el test de alcoholemia, un total de 248 superaban la cifra de 0.60 mg/l en aire aspirado. Esta cifra lo convierte ya en delito, por lo que fueron dirigidos a diligencias policiales para su posterior traslado a autoridad judicial. Además de estos, 10 conductores han seguido la misma suerte por negarse a realizar la prueba de alcoholemia, una negativa que no solo conlleva una de las multas que más puntos quitan sino que puede conllevar pena de cárcel. Aprovechamos para invitarte a leer cuál puede ser la sanción si das positivo en un control de alcoholemia.

El consumo de drogas al volante sigue preocupando

En cuanto a las drogas, de las 3.826 pruebas de detección de estas sustancias que se realizaron, un total de 1.360 resultaron positivas. De ellos, 1.166 fueron detenidos en los controles preventivos de la Guardia Civil de Tráfico, 139 cometieron una infracción y 55 estuvieron implicados en algún tipo de accidente.

De todos los infractores por consumo de drogas, 14 de ellos se trasladaron a diligencias y se llevaron posteriormente ante un juez. Otros 10 lo hicieron por conducir bajo los efectos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicos y los 4 restantes por negarse a realizar las pruebas.

Como suele ser habitual, la droga más consumida es el cannabis, con un total de 959 casos. Le siguen el consumo de cocaína, con 524 casos y las anfetaminas, con un total de 197 casos. Las pruebas salivares para detectar el consumo de drogas en los conductores están aumentando progresivamente, con el objetivo de que sean tan habituales como lo son ya los controles de alcoholemia.

Todos estos datos siguen siendo realmente negativos para la seguridad vial en las carreteras españolas. Según los datos recogidos por la Fiscalía de Seguridad Vial en su memoria anual, en 2018 se detectaron un total de 56.173 sentencias por conducir bajo los efectos del alcohol, es decir, que superaron la tasa de 0,60 mg/l en aire o, en su defecto, bajo la influencia de las drogas.

Las policías locales y autonómicas han colaborado con la Guardia Civil de Tráfico

Como en prácticamente todas las campañas de este tipo realizadas por la DGT y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, la colaboración de las policías locales y autonómicos ha sido crucial. Gracias a estos, los controles se han podido colocar tanto en vías urbanas como interurbanas. Los datos recogidos por estos cuerpos se han publicado por el momento, por lo que se están procesando todavía y se sumarán a los datos que os hemos mencionado.

Pese a que la campaña de vigilancia ya ha concluido, los agentes de Tráfico de la Guardia Civil no descansarán en su lucha contra el consumo de alcohol y drogas al volante. Por ello, seguirán haciendo controles a cualquier hora del día en todas las vías posibles con el fin de aumentar la seguridad en las carreteras españolas.