El Salón de Ginebra se presenta este año espectacular gracias a propuestas tan extraordinarias como el nuevo coche de Ginetta

Ginetta, el constructor británico de piezas de orfebrería automovilísticas cuya motivación es poner en sus coches de calle lo que aprende de su participación en las carreras, presenta un nuevo superdeportivo con ADN racing.

Tanto es así que la inspiración de este nuevo modelo de Ginetta viene directamente de la fusión entre el clásico modelo G10 y el LMP1 de 2019, el vehículo utilizado para las pruebas de Resistencia de esta nueva temporada.

Como se aprecia en el vídeo de adelanto, el Ginetta que veremos en el Salón de Ginebra parece una versión de calle de un coche de carreras.

 

Un Ginetta de carreras para uso en carretera abierta

Con una acusada aerodinámica, el porte de este coche nuevo de Ginetta no deja lugar a dudas de quién es obra. De hecho, es su imagen frontal, que muestra un ceño fruncido y la característica forma de los faros tridimiensionales, enlazados entre sí gracias a un puente que recuerda al del Pagani Huayra e, incluso, al nuevo Toyota Supra

El alargado capó enlaza con el pilar A, donde se incrusta un largúisimo parabrisas que posiciona, bajo él, un habitáculo en una situación muy rezagada, propia de coche de carreras. Un habitáculo que fluye hacia un enorme alerón que corona una zaga no menos elaborada aerodinámicamente, que aporta hasta 376 kg a 160 km/h.

Bajo el mencionado, un portentoso motor de ocho cilindros dispuestos en V que produce alrededor de 600 CV para mover un aparato digno de competir cuyo peso marca, en vacío, tan solo 1.150 kg para el que se ha dispuesto un equipo de frenos carbocerámicos, acordes con las prestaciones de este nuevo Ginetta y una suspensión propia del LMP1 en un vehículo cuya caja de cambios secuencial de seis velocidades promete emular las emociones vividas en el cockpit de sus coches de carreras.

Un coche, capaz de disfrutar un interior de coche de carreras a las comodidades propias de todo un GT. Desde asientos tipo backet forrados en Alcantara, al ABS, control de tracción, sensores de aparcamiento, aire acondicionado, cargadores inalámbricos…

En total, se fabricarán hasta 20 unidades de este Ginetta a un precio de 400.000 libras, al cambio actual, algo más de 468.280 euros. Un coche que empezará a producirse desde 2020 y que, a pesar de que parezca curioso, aún no tiene nombre.