Repostar combustible equivocado

Comprar un coche es una decisión importante, por lo que elegir bien es fundamental: por ello, te ayudaremos a elegir entre un vehículo de gasolina, diésel o híbrido

En la actualidad, comprar un coche nuevo se puede convertir en toda una quimera. Para empezar, tenemos una variedad de modelos y segmentos prácticamente infinita, por lo que debemos tener muy claro cuáles son nuestras necesidades.

Otra de las disyuntivas que pueden alargar mucho nuestro proceso de elección es el de elegir el tipo de combustible de nuestro futuro coche. La incertidumbre existente en la industria con las normativas anticontaminantes y las prohibiciones a entrar en el centro de las ciudades, hacen que no sepamos muy bien qué tipo de coche comprar.

Los eléctricos están de moda, y es que coches como el Honda e o el Mini Cooper SE que probamos recientemente hacen que este mercado se esté ganando cada vez más interés. Sin embargo, debemos ser conscientes de sus limitaciones.

Otra de las alternativas que están ganando fuerza día a día son los híbridos enchufables, y es que la oferta de modelos cada vez es más amplia. Además, prácticamente todos superan los 40 kilómetros de autonomía, por lo que cuentan con la Etiqueta 0 de la DGT.

Sin embargo, hoy vamos a decantarnos por la decisión más mundana, la duda que muchos compradores tienen a la hora de hacerse con un nuevo coche: ¿Me lo compro gasolina, diésel o híbrido?

gasolina o diesel¿Qué coche me compro: gasolina, diésel o híbrido?

Esta pregunta es muy común, y es que son las tres alternativas más parejas en cuanto a sus precios y todas ellas tienen puntos fuertes y puntos débiles. De esta manera, vamos a intentar buscar una respuesta a esta pregunta y así despejar tus dudas.

¿Cuál es tu presupuesto?

Este es el primer factor determinante a la hora de comprarnos un coche, y es que dependiendo del dinero que estemos dispuestos a gastar, nuestras opciones pueden ser más o menos:

Si estamos eligiendo entre un vehículo de gasolina, uno diésel o un híbrido, este factor pasará a ser fundamental. Comprar un coche de gasolina es la opción más económica, por lo que si nuestro presupuesto es limitado, la primera opción será la más adecuada.

En segundo lugar por rango de precios tenemos a los vehículos diésel y, si nuestro presupuesto nos lo permite, podremos optar a los vehículos híbridos. Los componentes de la parte eléctrica de este tipo de vehículos encarecen el conjunto, por lo que serán los más caros del trío que hoy comparamos.

¿Cuánto usas el coche?

Otro de los detalles que debemos tener muy en cuenta a la hora de elegir entre un coche gasolina, diésel o híbrido es el kilometraje anual que hacemos:

Si en tu caso, haces menos de 15.000 kilómetros al año, comprar un coche de gasolina es la mejor alternativa, puesto que la diferencia de consumos respecto a un diésel ya no es tan amplia como antes y no amortizaremos los sobrecostes que supone un vehículo de gasóleo.

En caso de que superes los 15.000 kilómetros recorridos al año, te aconsejamos la compra de un diésel, y es que ahí ya sí que compensarás el incremento de precio en la compra con el menor coste del carburante. Si quieres saber cómo se desglosa el precio del carburante, no te pierdas el reportaje de nuestros compañeros de DrivingEco.

Diesel¿Cómo son mis trayectos?

También es importante determinar qué tipo de uso le vamos a dar a nuestro nuevo coche. Si vamos a hacer trayectos por carretera y autopista con poco recorrido urbano, lo más indicado será un coche diésel, y es que es aquí donde este tipo de coches sacan a relucir sus bajos consumos.

Por el contrario, si hacemos mucha ciudad, los coches de gasolina serán más apropiados que los diésel. Sin embargo, los verdaderos reyes en este aspecto son los coches híbridos, puesto que con el empleo de sus motores eléctricos hace que se reduzcan en gran manera sus consumos.

Además, una de las grandes ventajas de los coches híbridos es que suelen ir asociados a una transmisión automática, por lo que podremos olvidarnos del embrague y se convertirán en los compañeros ideales de cualquier atasco urbano -no os perdáis nuestra prueba del Hyundai Kona Hybrid-.

¿Cuál es más caro de mantener?

El último de los factores a tener en cuenta es el coste del mantenimiento, y es que en algunas ocasiones es uno de los motivos para acabar vendiendo nuestro vehículo, por lo que te dejamos la guía definitiva para vender tu coche de segunda mano.

Generalmente, los coches de gasolina suelen tener un mantenimiento menor que los diésel. Además, los costes de los segundos suelen ser más caros, y es que algunos elementos como el FAP, los inyectores o la válvula EGR nos pueden salir por un buen pico. Por ello, ya te contamos cuáles eran las averías más frecuentes de los diésel.

Por último, los coches híbridos no tienen un mantenimiento más alto que cualquiera de los dos anteriormente mencionados, puesto que en principio sólo se debería atender al motor de combustión. La parte eléctrica de sus mecánicas no suele dar problemas aunque, en caso afirmativo, los costes de reparación o sustitución pueden ser enormes –pero para nada son casos habituales-.

Una vez que ya os hemos contado todos los factores que debes tener en cuenta, lo único que nos queda por recomendarte es que tengas paciencia y pienses bien qué alternativa se adapta mejor a tus posibilidades.