Suzuki ha hecho de la tecnología All Grip una de sus señas de identidad, adaptando este sistema de tracción a las características de cada vehículo para ofrecer la solución ideal según las necesidades.

Desde su aparición en el Suzuki S-Cross allá por el año 2013, Suzuki ha ido implantando la tecnología que bautizó como All Grip en prácticamente toda su gama. De hecho, el único modelo a la venta del fabricante japonés que no cuenta con versiones All Grip es el utilitario Celerio.

Pero, ¿en qué consiste la tecnología All Grip de Suzuki? Pues se trata de ofrecer una solución para mejorar la tracción de un vehículo. Según el modelo al que va destinada, la tecnología All Grip también puede tener distintos enfoques, desde mejorar la seguridad en carretera hasta ofrecer un comportamiento más dinámico, pasando por asegurar la máxima capacidad para seguir avanzando cuando se acaba el asfalto.

Estos son los modelos de la gama Suzuki que cuentan con tecnología All Grip, que tal y como hemos podido comprobar en una jornada de test en todo tipo de escenarios, funciona de maravilla.

Suzuki Ignis y Swift: así de fácil con All Grip Auto

Te sorprendería lo que puede hacer un coche pequeño y ligero como el Suzuki Ignis equipado con la tracción All Grip circulando por caminos. Y en esta ocasión no hemos tenido oportunidad de probarlo, pero también se nos antoja una solución ideal en el caso del Suzuki Swift si quieres ese plus de seguridad que aporta la tracción 4×4 para circular en carreteras de curvas en las que el asfalto esté frecuentemente mojado, o con posibilidades de encontrarte con nieve y hielo.

Suzuki Ignis

Ambos modelos utilizan el motor 1.2 Dualjet de gasolina con 90 CV, y el sistema de tracción total más sencillo de Suzuki. Utiliza un acoplamiento viscoso para distribuir el par motor hacia las ruedas traseras de forma automática cuando las delanteras pierden agarre. El conductor no tiene que intervenir para nada. Como mucho, para seleccionar el control de descensos con el que cuenta el Ignis, que permite afrontar pendientes pronunciadas sin que el vehículo supere los 10 km/h.

El Suzuki Ignis 4WD está disponible desde 13.630 euros con acabado GLE, y desde 15.380 euros con acabado GLX. Para el Suzuki Swift 1.2 4WD, la única versión disponible es con acabado GLE, que tiene un precio desde 14.230 euros, en todos los casos con los descuentos en vigor y financiando la compra con la marca.

Suzuki Vitara y S-Cross: tracción a la carta con All Grip Select

En los Suzuki S-Cross y Suzuki Vitara, la marca recurre al denominado All Grip Select, un sistema de tracción a las cuatro ruedas conectable automáticamente. Es, actualmente, el sistema más común utilizado en los vehículos SUV de la mayoría de las marcas.

En Suzuki, el conductor puede elegir entre cuatro programas de funcionamiento mediante un mando giratorio específico: Auto, Sport, Snow y Lock. Lo que hace el sistema en modo Auto es enviar la fuerza del motor a las ruedas delanteras, siempre y cuando la adherencia lo permita. Un embrague multidisco se encarga de repartir la fuerza y enviar parte a las ruedas traseras, si las delanteras pierden tracción. El conductor no tiene que hacer nada.

Suzuki S-Cross

Cuando se elige el modo Sport cambian algunos ajustes para transmitir una respuesta más dinámica. Entre ellos, el acelerador y el funcionamiento del control de tracción. Lo mismo sucede en el modo Snow, pero con otro enfoque, en este caso para mejorar el agarre cuando se conduce sobre superficies con baja adherencia, como nieve o hielo. Por último, el modo Lock –para activarlo hay que elegir primero el programa Snow– se encarga de bloquear el reparto del par al 50 por ciento entre los dos ejes, y utiliza el control de estabilidad ESP para frenar las ruedas que pierden adherencia, optimizando la tracción.

Suzuki Vitara

En la prueba del nuevo Suzuki Vitara tienes todos los detalles de un vehículo que supone una perfecta alternativa a los SUV convencionales, con la ventaja de que llega más lejos que estos últimos cuando las condiciones se complican. Ideal, por lo tanto, si frecuentas carreteras de montaña de forma frecuente en condiciones climatológicas adversas, o para hacer excursiones con garantías por pistas y caminos, aunque estén en mal estado.

El Suzuki Vitara se comercializa con dos motores de gasolina. Con el 1.0 de 111 CV, el precio parte desde 19.800 euros, y con motor 1.4T, desde 22.950 euros, incluyendo todos los descuentos posibles.

Menos “campero”, el Suzuki S-Cross también cumple como coche para todo uso si necesitas un vehículo con tracción total compacto, amplio y bien equipado, aunque no tenga aspecto SUV. La versión a la venta equipa el magnífico motor 1.4T de 140 CV que también lleva el Vitara, tiene el acabado superior GLX, y con todos los descuentos sale por 23.200 euros.

Suzuki Jimny: All Grip Pro, el especialista fuera del asfalto

Del pequeño 4×4 poco podemos añadir que no hayamos contado ya en la prueba del Suzuki Jimny. Bueno, sí. En primer lugar, que cuanto más lo probamos en condiciones exigentes, más nos sorprende. Y que si por casualidad estás pensando en uno, deberás armarte de paciencia, pues los plazos de entrega rondan los 12 meses de espera.

Aquí, el sistema utilizado es el All Grip Pro, que se utiliza en aquellos vehículos diseñados para enfrentarse a las máximas dificultades fuera del asfalto. Es un sistema de tracción a las cuatro ruedas conectable, es decir, el Jimny puede funcionar como un 4×2 (2WD-largas), y pasar a modo 4×4 mediante la palanca de la caja transfer. En modo 4×4 también ofrece dos posibilidades: 4H, o marchas largas, y 4L, o marchas cortas (reductora).

El sistema se complementa con un control de tracción, que frena la rueda que pierde adherencia, por ejemplo ante un cruce de ejes, y la redistribuye a la rueda que tiene más capacidad para transmitir la potencia al suelo. Y para rizar el rizo, también se añade un eficaz control de descensos, que junto a la reductora trabaja a las mil maravillas para que “tirarse” por una rampa pronunciada, da igual la inclinación que tenga, sea una cuestión de fe en el coche, más que de habilidad por parte del conductor.

Con el sistema All Grip Pro, unido al chasis de escalera, a las suspensiones de eje rígido y a sus favorables cotas off-road, el Suzuki Jimny permite salir airosos con una facilidad pasmosa de situaciones en las que ningún SUV, y la gran mayoría de 4×4 “auténticos”, tendrían que darse la vuelta.

El Suzuki Jimny se comercializa en versión con carrocería de 3 puertas y motor 1.5 de gasolina de 102 CV, con cambio manual de 5 marchas o automático de 6 velocidades. Los precios parten desde los 17.000 euros de la versión JX, hasta los 20.820 euros del Mode3.