Cada uno en su categoría de tamaño y precio, el Skoda Karoq y el Skoda Kodiaq son dos de las mejoras compras en el cada vez más competido segmento de los SUV. Estos son sus poderes.

Las cosas van bien en Skoda. Durante la presentación de la actual gama SUV, con el Skoda Karoq ya ocupando el sitio del Yeti –que fue el primer SUV de la marca allá por 2008– y el exitoso Skoda Kodiaq convertido en referencia entre los SUV de siete plazas y gran tamaño, pudimos conocer algunas cifras importantes sobre una marca fundada en 1895, y que este año ha conseguido los mejores resultados de su historia.

Sin entrar mucho al detalle: Skoda vendió el pasado año mas de 1,2 millones de vehículos en todo el mundo, creciendo un 6,6 por ciento. Y en lo que llevamos de 2018, el crecimiento es aun mayor: del 12 por ciento. Como puedes imaginar, esto es en gran parte a los nuevos SUV, el Skoda Karoq y el Skoda Kodiaq, cuyas ventas en conjunto suponen ya el 18 por ciento dentro de la marca. El Skoda Octavia sigue siendo el modelo más vendido, con un 34 por ciento del total. Pero al ritmo que van los SUV, y con los planes de futuro de Skoda que te contamos al final, esto va a durar poco tiempo.

Mientras empezamos con lo más interesante modelo por modelo, aquí tienes un video con el que Skoda demuestra que sus SUV sí son para salir del asfalto, si el cliente quiere:

 

Skoda Karoq: un SUV multiusos

El Skoda Karoq ha sido el segundo en llegar, pero debería estar el primero en tus planes de compra si buscas un SUV para todo uso como alternativa a una berlina o a un coche familiar, y no necesitas siete plazas. Lo hemos probado tanto con el motor 1.5 TSI de 150 CV como con el 1.6 TDI de 115 CV y cambio DSG, en versiones 4×2 y con neumáticos de asfalto. Y podemos asegurarte que no es necesario la tracción total para circular con seguridad por pistas y caminos, incluso con alguna que otra zanja, más barro de lo esperado y mucha piedra suelta.

Skoda Karoq

En carretera, que es lo principal –para campo siempre puedes elegir las versiones 4×4 o montar neumáticos mixtos– el Skoda Karoq se muestra muy noble y seguro, resulta cómodo en viajes largos y, dentro de un coche de su tamaño, es maniobrable, fácil de conducir y de aparcar, algo que no se puede decir de todos los SUV.

Skoda Karoq

La habitabilidad es otro de los puntos fuertes del Skoda Karoq, sobre todo si la combinamos con la versatilidad que ofrece el sistema VarioFlex de asientos traseros individuales, abatibles y desmontables. Así, no solo se puede configurar el interior a medida según las necesidades de transporte de pasajeros y de equipaje, también es posible alcanzar una capacidad de maletero de 1.810 litros con los asientos desmontados. Funcionalidades que antes teníamos solo en los monovolúmenes, ahora también disponibles en un SUV como el Skoda Karoq. No es frecuente encontrar esta posibilidad entre sus rivales, lo cual es ya una ventaja adicional para el Karoq, que también saca nota alta si valoramos la calidad de los acabados, el ajuste y los materiales utilizados. En ayudas a la conducción o conectividad, no falta absolutamente de nada que tengan sus rivales, incluso de segmentos superiores.

Skoda Karoq

Tras comprobar que el público demandaba las dos opciones de acabado superior, Skoda ha decidido eliminar de la gama las versiones Active, y el Skoda Karoq “´básico” parte del acabado Ambition, con llantas de 17”, climatizador, control de crucero, cámara trasera y sistema multimedia con pantalla de 8” y SmartLink. Se lleva el 60 por ciento de las ventas, frente al 40 por ciento de las versiones Style, que por 2.900 euros añaden llantas de 18 pulgadas, llave manos libres, portón trasero eléctrico con sensor, faros LED, navegador, asientos con tapicería mixta tela y cuero y sistema de modos de conducción.

 Skoda Karoq

Tienes, por tanto, un Skoda Karoq Ambition 1.0 TSI de 115 CV desde 18.900 euros, con los 5.310 euros de descuento que aplica la marca. Una opción muy recomendable viendo lo bien que va este motor de 3 cilindros, que también puedes combinar –te lo recomiendo– con el cambio DSG. Claro que la mejor versión de la gama es el 1.5 TSI de 150 CV con desconexión de cilindros, capaz de gastar muy poco, pero mucho más suave que los dos TDI. Con cambio DSG, te lo llevas por 23.300 euros (tiene 4.370 euros de descuento), y es para nosotros la mejor compra dentro de la gama Skoda Karoq. Si quieres tracción 4×4 puedes combinarla con este mismo motor, o con el 2.0 TDI de 150 CV.

Skoda Kodiaq: ahora también Sportline y Scout

Hasta la llegada del Karoq, la opción SUV en Skoda era el Kodiaq, conviviendo con los últimos meses en el mercado del Yeti. Aquí, estamos ya ante un SUV de gran tamaño (4,7 metros de largo, frente a los 4,38 del Karoq), con posibilidad de 5 o de 7 plazas y el mejor maletero del mercado, 720 litros. Alternativas por debajo las había en otras marcas si no necesitabas la tercer fila de asientos o un SUV tan grande. Y rivales puros tampoco ha tenido el Kodiaq hasta la reciente aparición de su “primo-hermano”, el Volkswagen Tiguan Allspace.

Skoda Kodiaq

El caso es que el comprador del Kodiaq se ha decantado en un 60 por ciento por el 7 plazas (recordemos, no había Karoq, a partir de ahora es posible que esta cifra sea incluso superior), con un 75 por ciento de los clientes eligiendo versiones con cambio DSG, un 60% la tracción 4×4, y predominio de los acabados superiores. Así las cosas, y viendo en Skoda que los clientes de Kodiaq “apuntan alto”, han decidido ampliar la gama con dos interesantes versiones que se colocan por encima del acabado superior, el Style.

Skoda Kodiaq

 

Con la denominación SportLine, tienes un Kodiaq de planteamiento deportivo que por 4.000 euros añade al completísimo acabado de los Style las llantas de 19 pulgadas, el paquete de decoración exterior e interior SportLine, unos fantásticos asientos sport en Alcantara eléctricos y calefactables que ya quisieran para sí muchos coupés deportivos por diseño y por cómo sujetan el cuerpo, e iluminación ambiental LED. Todos los Skoda Kodiaq SportLine se asocian a versiones mecánicas con cambio DSG y levas en el volante. Tienes, por ejemplo, un Kodiaq 1.4 TSI 150 CV DSG SportLine desde 30.600 euros incluyendo los descuentos. No hay otro SUV en esta categoría que llegue a tanto. También se puede elegir entre el motor 2.0 TDI en versiones de 150 CV ó 190 CV, y el 2.0 TSI de 180 CV.

Skoda Kodiaq SportLine

Skoda Kodiaq SportLine

Y aunque el acabado SportLine no supone una rebaja en la altura de la carrocería ni limita las posibilidades del Kodiaq fuera del asfalto, los más “camperos” pueden optar por el Skoda Kodiaq Scout, que sí tiene un enfoque más offroad. Aquí, el precio es de 5.900 euros sobre el acabado Style, incluyendo las llantas de 19 pulgadas, asientos calefactables en Alcantara, siete plazas de serie, el navegador más alto de la gama, luz ambiental LED y el paquete cromo con barras en el techo.

El diseño de los paragolpes mejora ligeramente los ángulos de ataque y salida, y la altura al suelo es de 194 mm. Todos los Kodiaq Scout incluyen tracción 4×4. Con el motor 1.4 TSI de 150 CV y cambio manual, el Skoda Kodiaq Scout tiene un precio con descuentos desde 32.500 euros, y se puede elegir con los mismos motores que en el caso de los SportLine. Nuestro favorito aquí es el 2.0 TDI de 190 CV.

Skoda Kodiaq SportLine

Skoda Kodiaq Scout

Los Skoda del futuro hasta 2025

Entre los planes de futuro de Skoda, cómo no, encontramos más SUV, y coches electrificados. Hasta 10 nuevos modelos electrificados de aquí a 2025, entre coches 100% eléctricos e híbridos enchufables. El primer eléctrico de Skoda será un coche urbano, la versión “a pilas” del Citigo, que llegará en 2019. Aunque la electrificación empezará antes, con la llegada del Skoda Superb híbrido enchufable.

Skoda Vision X
Skoda Vision X

Ese mismo año, 2019, se añadirá a la gama Skoda el tercer SUV, la versión de producción derivada del prototipo visto en el Salón de Ginebra, el Skoda Vision X. Se colocará por debajo por tamaño por debajo del Karoq, como rival de los Seat Arona, Renault Captur, Hyundai Kona o Peugeot 3008. Y sería toda una agradable sorpresa que Skoda se decidiera también a llevar a la serie en sistema de propulsión híbrido con el motor 1.5 TSI preparado para funcionar con GNC –otra de las apuestas de la marca checa, que iremos viendo integrarse a las versiones de gasolina en casi todas las gamas– y el motor eléctrico en el eje trasero que lleva el prototipo.

Skoda Vision E

Y en 2020 será el turno para el cuarto SUV de Skoda, derivado del prototipo Vision E que se presentó el en Salón de Shangai. Con 4,60 metros de longitud, y basado en la nueva plataforma para coches eléctricos del Grupo Volkswagen, será un SUV 100% eléctrico, tendrá una autonomía de 500 km, y llegará preparado para la conducción autónoma de nivel 3, con la tecnología de conducción pilotada estrenada por el nuevo Audi A8.