Un recién llegado contra un referente, el novato contra el experimentado, el que tiene todo por demostrar contra el que ha convencido al público, así es el duelo entre Ford Puma y Volkswagen T-Roc

El mercado de los SUV se anima con la llegada de nuevas propuestas, como el nuevo Ford Puma, frente a coches que ya son toda una institución, como es el Volkswagen T-Roc.

Para dar más aliciente a este segmento, la inclusión de nuevos coches no supone sino que al alemán le crecen los rivales y esto no puede suponer otra cosa que no se le permita dormirse en los laureles.

Es por ello que los recién llegados deben mostrar todas sus armas disponibles para atraer a los posibles clientes atraídos por unos coches cuya configuración está a medio camino entre los todoterrenos clásicos y los compactos urbanos.

Es entonces cuando llega el momento de comparar, poner frente a frente y destacar virtudes y resaltar los puntos flacos de modelos que son rivales directos como es el caso del Ford Puma y del Volkswagen T-Roc.

La estética del Ford Puma y del Volkswagen T-Roc

El nuevo SUV compacto de Ford presenta una imagen exterior acorde con el resto de miembros del catálogo, de nuevo cuño de Ford.

Tomando referencias estéticas del Ford Focus, presenta una generosa rejilla frontal, similar a la que el Ford Fiesta ha presentado desde comienzos de esta década y que ha ido in crescendo de tal forma que se ha convertido en su seña de identidad.

Los faros en forma de gota o lágrima no hacen si no agudizar esta imagen. Un capó afilado junto con un ascenso progresivo e inclinado de los pilares A apoya más esta percepción.

La vista lateral presenta una silueta más propia de compacto que de todocamino, incluso cercana al coupé. Solo la distancia entre los neumáticos y los pasos de rueda recuerdan que nos encontramos entre un todocamino y un compacto.

La zaga redondeada pero y dinámica concluye la imagen de SUV-B con porte de vehículo urbano aventurero.

Por su parte, el Volkswagen T-Roc presenta un corte germano: de diseño más rotundo, sobrio y frío, muestra un frontal perfilado por el juego de las líneas paralelas de su parrilla que muestran una confluencia en forma de X elongada por los extremos en el portamatrículas.

Los pasos de rueda musculosos y una cintura elevada junto con las líneas más rectas de los pilares, sobre todo del C y un techo menos coupé muestran un coche más sobrio y, quizás elegante, que en el caso del Puma.

La imagen posterior muestra una sintonía con el paralelismo e intersección de rectas más bien de corte secante del frontal e, incluso, de la fotografía lateral.

Un conjunto menos emocional y discreto el del Volkswagen T-Roc contra el más atractivo y dinámico del Ford Puma.

La habitabilidad del Ford Puma frente al del Volkswagen T-Roc

El Ford Puma hereda todo lo bueno del interior del Ford Fiesta y muestra un interior ligeramente distinguido con elementos de carácter deportivo o de corte más llamativo.

La inclusión de una gran pantalla central y otra tras el volante que suprime las veces de las esferas analógicas tradicionales, pone a la altura del cockpit digital del Volkswagen T-Roc.

Independientemente de los acabados elegidos, de momento, el Ford Puma se comercializa con dos acabados, como Ford Puma Titanium o ST-Line X, el habitáculo de este coche resulta más juvenil, atractivo y emotivo.

Por su parte, además de incorporar recientemente nuevos equipamientos para el Volkswagen T-Roc, e independientemente de la gama del T-Roc, este SUV tiene un aspecto interior más frío, un diseño más rectilíneo y menos dinámico, más serio y maduro.

La oferta mecánica del Ford Puma y del Volkswagen T-Roc

Una de las novedades que presentó de inicio el Ford Puma fue la llegada de una variante apoyada en un conjunto eléctrico de hibridación ligera. La adopción de una mecánica híbrida le permite entrar de lleno no solo entre los SUV híbridos de 2019 sino como una de las mejores opciones dentro de los mejores SUV de 2019.

Así, partiendo del motor 1.0 EcoBoost, el Ford Puma solo se comercializa con motores de gasolina cuya potencia oscila entre 125 y 155 CV, siempre en una configuración de dos ruedas motrices (las delanteras)

Algo que, por su parte, le mecánica del Volkswagen T-Roc amplía su oferta tanto en motores diésel o gasolina, tracción total o integral pero carece de una alternativa como coche híbrido.

Precio del Ford Puma y del Volkswagen T-Roc

Tomando el bloque 1.0 EcoBoost de 125 CV del Ford Puma y el 1.0 TSI de 115 CV del Volkswagen T-Roc, la diferencia de precio entre la versión más económica del Puma desde 22.175 por los 25.515 euros del Volkswagen T-Roc con acabado Advance, a los cuales es posible descontar hasta 2.050 de promociones y descuentos de la marca alemana, dejan en un precio de 23.515 el T-Roc más barato no hacen si no complicar la decisión de cuál elegir.

Solo una prueba de conducción de ambos modelos decantaría la balanza y, dado que pudimos disfrutar de las buenas actitudes en movimiento del Volkswagen durante la prueba del Volkswagen T-Roc, el Ford Puma deberá darnos muchos motivos a favor para no inclinar la balanza ante el vehículo alemán.