Ford demuestra con sus últimos avances en tecnología que puede reducir los atascos de tráfico fantasma.

Ford sabe que los atascos de tráfico fantasmas son un mal común de las carreteras. Estos se producen cuando los conductores que circular por delante frenan, lo que desencadena una reacción en cadena que provoca que el tráfico que le sigue se detenga o disminuya su velocidad.

Este fenómeno es especialmente notorio en verano, donde los desplazamientos se multiplican y el número de coches que circulan por las distintas vías aumenta exponencialmente. Además, en estos grandes desplazamientos, muchas personas que no acostumbran a conducir demasiado durante el año, se aventuran a las carreteras con la inexperiencia causada por falta de uso, cometiendo un error detrás de otro dificultando la circulación del resto.

Atascos fantasma Ford

Ford y los investigadores muestran que el uso generalizado de la tecnología de Control de Crucero Adaptativo que se ofrece en los modelos de Ford desde el Fiesta hasta la Transit puede mitigar e incluso prevenir los atascos de tráfico fantasma.

En las carreteras europeas, este fenómeno es muy común en las fechas vacacionales de verano donde se crean constantemente atascos fantasma debido, como hemos comentado antes, al frenado innecesario de ciertos conductores…

Atascos fantasma Ford

La mayoría de las veces estos atascos están causados por errores humanos como incorporarse a una vía sin señalizar debidamente, distracciones al volante (la mayoría por culpa del móvil), malos hábitos de conducción y malos tiempos de reacción e incluso frenazos innecesarios. Esto, como hemos comentado antes, llega a ocasionar muchas veces una reacción en cadena que afecta al resto de conductores y a que el tráfico se detenga o se vea potencialmente frenado.

Ahora, Ford e investigadores de la Universidad de Vanderbilt, una universidad de investigación privada de Tennessee, EE.UU., han demostrado que estas retenciones podrían reducirse con el uso generalizado de la tecnología equipada en vehículos Ford como el Fiesta o la Transit.

Nuevo Ford Focus

La tecnología de Control de Crucero Adaptativo (ACC) permite reducir la velocidad y acelerar automáticamente para mantener el ritmo del vehículo que circula delante sin fatigarse ni distraerse.

En una pista de pruebas cerrada de Ford, 36 conductores simularon el tráfico normal de la carretera usando la tecnología de Control de Crucero Adaptativo. Posteriormente, esos conductores realizaron el mismo circuito, pero sin hacer uso de esta tecnología, lo que significa que tuvieron que frenar y acelerar manualmente.

El resultado fue que los vehículos que utilizan el Control de Crucero Adaptativo reducen el impacto que supone frenar más que los vehículos que no llevan la tecnología activada. Incluso con sólo uno de cada tres vehículos utilizando la tecnología, la prueba reveló beneficios similares en la reducción del tráfico.