Ford lanza una tecnología que puede frenar el coche automáticamente si detecta peatones durante la noche. Se trata del primer asistente de conducción de este tipo.

En 2014 uno de cada cinco víctimas mortales relacionadas con accidentes de tráfico en Europa fueron peatones. La mayoría de los atropellos se produjeron en condiciones de baja luminosidad. Por este motivo, Ford ha presentado una tecnología que puede frenar automáticamente el vehículo si detecta la presencia de peatones durante la noche.

El detector de peatones no es una primicia en sí misma, pues muchos vehículos ya incorporan este asistente de conducción. Lo realmente novedoso de esta tecnología de Ford es que funciona de noche por primera vez. El equipo de desarrollo de la compañía americana lo ha probado con éxito en ciudades europeas como París o Ámsterdam. En el presente año podremos ver este sistema de seguridad en la nueva generación del Fiesta.

Ford detector

La detección de peatones de Ford procesa información desde un radar ubicado en el parachoques y una cámara situada en el parabrisas. Esta tecnología hace uso de una base de datos con “formas de peatones” que le permita diferenciar la silueta de una persona frente a objetos como árboles o señales de tráfico. La cámara es fundamental para que el sistema detecte a los peatones en condiciones de escasa luminosidad, cuando solo usamos los faros del vehículo para iluminar el camino. Si el sistema detecta a un peatón que pueda ser atropellado, primero avisa al conductor con una alarma sonora y visual. Si este no reaccionase, el propio asistente se encargará de activar los frenos de manera automática.

Cuando finalmente la conducción autónoma esté entre nosotros, conducir en la oscuridad de la noche será aún más fácil que hoy en día. En 2016, un Ford Fusión Híbrido autónomo condujo sin faros de ningún tipo a través de los terrenos de pruebas de la marca en Arizona, como parte del desarrollo de su programa de conducción autónoma.

Vía: Newspress