Ford ha hecho una llamada a revisión a 322.000 coches fabricados entre febrero de 2014 y febrero de 2019 por riesgo de incendio causado por una posible fuga en sus baterías.

Ford se ha visto obligada a hacer una llamada a revisión a nada menos que 322.000 coches en Europa debido a riesgos por incendio de su batería. No, no estamos hablando de coches híbridos, os estamos hablando de que la batería de alimentación convencional puede arder.

Los modelos que la marca ha incluido en esta llamada a revisión son los Ford Mondeo, Ford S-Max y Ford Galaxy construidos en el periodo comprendido entre febrero de 2014 y febrero de 2019. Tranquilo, si tienes justo uno de estos tres modelos y se fabricó en las fechas comprendidas, no tienes por qué preocuparte, puesto que si tu coche puede estar afectado, te lo comunicarán inmediatamente.

Según un portavoz de Ford, el problema radica en que en la batería puede haber una pequeña fuga de ácido, concretamente en el borne negativo de la misma. El principal problema de esta posible fuga es que pueda producir fallos en el sensor de monitoreo de la propia batería, por lo que en caso de sobrecalentarse, el vehículo no lo detecta y podría producirse el incendio.

Ford ya ha llamado a revisión a más de 101.000 vehículos en Alemania y otros 55.000 en Reino Unido, por lo que son los dos mercados más afectados. Sin embargo, todavía deben revisar otros 166.000 vehículos que están desperdigados por el resto de mercados clave del mercado.

Los Ford con llamada a revisión se fabricaron en Valencia

Todos los Ford Mondeo, S-Max y Galaxy que pueden estar afectados han sido ensamblados en la planta española de Almussafes, Valencia. No olvidemos que en esta planta se fabrican además los Ford Kuga y los industriales Transit Connect y Tourneo Connect.

Los planes de la marca para su planta valenciana son ambiciosos, puesto que ya comunicaron en 2015 sus pretensiones de que se convirtiera en su fábrica más productiva, de modo que Almussafes pudiera llegar a construir hasta 450.000 vehículos anuales.

Puesto que las llamadas a revisión van hasta los modelos ensamblados en febrero de este mismo año, los nuevos Ford S-Max 2019 y Ford Galaxy 2019 también se ven afectados. Hay que decir que estos pequeños fallos pueden costar mucho dinero a las marcas.

Ya ha habido casos muy sonados como los fallos del airbag fabricado por  Takata, que afectó a marcas como Audi, BMW, Ferrari, Subaru o Tesla o la llamada a revisión del Jaguar I-Pace por posibles fallos en el software.