Ford desestima la opción de producir el ansiado Ford RS500, y en su lugar lanza una versión cuyo único aspecto diferencial es un diferencial autoblocante.

La producción del Ford Focus RS mk3 está llegando a su fin, especialmente en EEUU donde en apenas unos meses dejará de ser ofrecido ante la llegada inminente de la cuarta generación del Focus. Con el objetivo de despedir a uno de los modelos más queridos por los entusiastas de la marca, Ford ha lanzado una edición limitada del compacto deportivo. Dicha versión no será el RS500 como se había pronosticado – una variante que sí obtuvo la anterior generación –, sino que se denominará Ford Focus RS Limited Edition, una edición especial con un único cambio relevante: un diferencial autoblocante mecánico para las ruedas delanteras. Una despedida un tanto triste he de decir…

Ford Focus RS Limited Edition

El cambio más significante que incorpora el Focus RS Limited Edition es un diferencial autoblocante mecánico fabricado por la marca Quaife y situado en el eje delantero. Lógicamente, este elemento permitirá un mejor agarre en las curvas y una menor pérdida de tracción al salir de las mismas bajo aceleración. Hay que recordar que el Focus RS estándar ya incorpora un sofisticado sistema de vectorización de par dinámico, que unido al sistema de tracción a las cuatro ruedas inteligente proporcionan al vehículo un nivel de tracción al alcance de muy pocos vehículos; buena muestra de ello es este video donde el Focus RS se enfrenta al Ford Mustang V8.

Ford Focus RS Limited Edition

Dejando a un lado las mejoras mecánicas, el Ford Focus RS Limited Edition es ofrecido en un dos nuevos colores de carrocería – Race Red y Nitrous Blue –, mientras que los retrovisores han sido acabados en negro, al igual que el spoiler trasero, e techo y las llantas de 19 pulgadas que vienen de serie. Los asientos deportivos Recaro también vienen incluidos en el precio de esta versión.

La edición limitada del Focus RS será producida para EEUU en tan solo 1.000 unidades, y en 500 en el caso de Canadá. ¿Llegará esta versión especial a nuestras fronteras?