El dúo formado por el BMW M8 Gran Coupe y BMW M8 Competition Gran Coupé son la pareja que faltaba por completar la gama del nuevo Serie 8 desarrollado por M

Los esperábamos desde la exposición del prototipo que avanzaba lo que hoy ya es una realidad. El BMW M8 Gran Coupé Concept presentado en el Salón de Ginebra de 2018 daba a las claras que la apuesta por desarrollar una versión de cuatro puertas, carrocería extendida gracias a un aumento en 200 mm de la distancia entre ejes que la del M8 de 2 puertas era más que un ejercicio de diseño.

Y así se confirma con la puesta de largo de los nuevos BMW M8 Gran Coupé y BMW M8 Competition Gran Coupé, dos soberbios barcos de guerra con capacidad suficiente como para emocionar a toda su tripulación y para intimidar a todo aquel que navegue en sus inmediaciones.

Sobre todo teniendo en cuenta el bramido procedente de su motor y la respuesta obtenida a la hora de ejercer presión sobre el pedal derecho.

La mecánica de los hermanos BMW M8 Gran Coupé

En ambos casos, a pesar de contar con el mismo bloque de 8 cilindros, colocados en disposición de V, un motor V8 al que se le asocia un sistema de doble turbo M TwinPower Turbo que, para el BMW M8 Gran Coupé eroga una potencia de 600 CV y un par motor de 750 Nm, mientras que en el BMW M8 Competition Gran Coupé dispone de 625 caballos y la misma cantidad de par para remolcar.

Los dos coches cuentan con una caja de cambios de 8 velocidades, de alto rendimiento, M Steptronic con sistema Drivelogic integrado.

El trabajo del conjunto mecánico es transmitido a las ruedas mediante el sistema M xDrive que permite enviar la potencia a las ruedas traseras, por defecto, en situaciones habituales aunque es posible configurar la motricidad como un coche de tracción integral activando el modo 4WD

Así, la aceleración del BMW M8 Gran Coupé partiendo desde parado hasta los 100 kilómetros a la hora se fija en tan solo 3,3 segundos. Por su lado, Competition reduce en una décima el tiempo invertido.

Un coche dispuesto para usar en circuito

Teniendo en cuenta un uso en circuito, el chasis de este coche ha sido especialmente tratado para responder de forma más acorde con las exigencias de un trazado cerrado.

Así cuenta con unos soportes más rígidos que el BMW Serie 8, una suspensión cuyos amortiguadores son controlados electrónicamente y una dirección electromecánica M Servotronic además del control dinámico de estabilidad (DSC) que incluye el M Dynanic Mode y un equipo de frenos que ofrece dos configuraciones y respuestas diferenciadas, una para un uso estándar y cómoda y otra más inmediata y directa, todo para potenciar las emociones al volante y encontrar el equilibrio óptimo entre la comodidad de un gran turismo y un deportivo de altas prestaciones.

Y, para poder ajustar la respuesta del coche a la conducción, este coche también equipa el botón de acceso a la configuración del motor, la suspensión, la tracción, la dirección y el mencionado sistema de frenado.

En el caso del BMW M8 Competition Gran Coupé desde el puesto de conducción puede seleccionarse el set-up Road, Sport o Track, dependiendo del momento.

La habitabilidad de un coche concebido para emocionar

Y respecto del puesto de conducción y del resto de plazas del tándem formado por el BMW M8 Gran Coupé y BMW M8 Competition Gran Coupé, en ambos casos el lujo, la exclusividad y la distinción se basan en el uso de materiales de alta calidad, de diseño elitista y de un aura de comodidad propia de un gran salón.

A priori, podría pensarse que estos coches están orientados a un uso burgués y anodino durante largos trayectos pero queda claro que, en este caso, las butacas individuales de corte deportivo dejan a las claras que, más que usar el cinturón es necesario abrocharse el arnés de 6 puntos antes de iniciar la marcha.

Respecto a los dispositivos y elementos tecnológicos, en los dos versiones, se equipa de serie los asistentes BMW Driving Assitant y el asistente de
aparcamiento BMW, disfrutar de la conectividad mediante el BMW Live Cockpit Professional que integra el sistema de navegación y asistente
personal inteligente BMW.

El desembarco se iniciará con una primera edición limitada

Esta pareja será oficialmente presentada en el Salón del Automóvil de
Los Ángeles, el próximo mes de noviembre de este mismo año.

Allí, en Estados Unidos ya se conoce el precio del BMW M8 Gran Coupé, desde 130.995 dólares y desde 143.995 $ para el BMW M8 Competition Gran Coupé, unas cantidades que suponen 3.000 dólares menos que las versiones de dos puertas.

Para cuando dé comienzo su comercialización estará disponible una edición limitada a 400 unidades, a nivel mundial, comercializada como BMW M8 Gran Coupé Fist Edition que se distingue a simple vista por utilizar la pintura BMW Individual de color Aurora Diamond Green metalizada con detalles en Gold Bronze muy similar al prototipo que mencionábamos al inicio.