El filtro de polen es un elemento imprescindible para nuestra salud respiratoria.

El filtro de polen, también denominado filtro del habitáculo, es un elemento imprescindible para respirar un aire de calidad en el interior del coche. Sustancias nocivas como el polvo, el humo de otros coches o las cenizas pueden acabar entrando en nuestro habitáculo si nuestro filtro de polen no está en buen estado. ¿Cómo mantengo el filtro de polen en buenas condiciones?¿Cuándo debo cambiarlo?¿Cuánto cuesta? Resolvemos tus dudas.

¿Cómo cuidar el filtro de polen?

Tener el filtro del habitáculo en buenas condiciones depende de varios factores. El primero de ellos es un buen mantenimiento. Para ello deberemos cuidar la higiene en el interior del coche. Un habitáculo limpio es un lugar más “sano” para los que respiramos en él, por lo que conviene realizar como mínimo una limpieza mensual para evitar la presencia de polvo, ácaros, etc. Mantener el interior del coche limpio prolongará la vida útil del filtro de polen, y como consecuencia de esto también cuidarás otros componentes del coche como el sistema de climatización.

“Durante un viaje de una hora de duración, en el interior de un coche penetran hasta 100.000 litros de aire”, aseguran desde Bosch, uno de los principales fabricantes de filtros de polen para coches.

¿Cuándo hay que cambiar el filtro de polen?

Es importante respetar los intervalos de sustitución del filtro de polen. Llevar el filtro sucio es como no llevar filtro, por lo que conviene revisar su estado de forma periódica y sustituirlo cuando lo propone el fabricante. Dependiendo del coche, el filtro de polen puede durar entre 15.000 y 60.000 km, pero nunca mucho más de eso. Para comprobar la cifra exacta, consulta el libro de mantenimiento de tu coche, ahí debería especificar cuándo toca cambiarlo. Ten en cuenta que si circulas habitualmente por ciudad, el filtro se ensuciará antes que si lo haces por carretera, en este caso tal vez convenga sustituirlo antes de lo indicado por el fabricante.

¿Cuánto cuesta el filtro del coche?

Cambiar el filtro de polen en la casa suele tener un coste de entre 30 y 80 euros (precio final con mano de obra incluida) dependiendo del modelo y la marca. Para poner algún ejemplo, cambiar el filtro del habitáculo en el Seat Ibiza en un concesionario oficial te costará 42,07 euros, mientras que hacer lo propio en un Nissan Qashqai conlleva un coste de 45,68 euros. Si decides optar por instalarlo tú mismo (comprando el componente en una web de recambios como www.oscaro.es), podrás ahorrarte entre 15 y 60 euros. Eso sí, ten en cuenta que no todos los filtros de polen son iguales, los que instalan las marcas suelen ser los más sofisticados, así que si compras uno por tu cuenta asegúrate que provenga un fabricante reconocido como Bosch, Mecafilter, Knecht, etc.