El Ferrari P80/C es un último one-off realizado por la marca italiana

Desde Maranello, concretamente, desde la pista de pruebas y desarrollo de la marca en Fiorano, se presenta sobre el asfalto esta máquina sin igual ya que, este Ferrari P80/C es una producción única que carece de réplica, ni siquiera dentro de los modelos de competición de Ferrari.

Tras él el equipo de Operaciones Especiales o Special Operations, el departamento encargado de, literalmente, dar a luz peticiones excepcionales de clientes de la firma para los que Ferrari es algo más que un fabricante de coches y, para Ferrari, estos clientes son algo más que meros dueños de uno de sus cavallinos.

Con la premisa de recoger lo mejor de la tecnología de los coches de carreras actuales de de Ferrari en un vehículo único y exclusivo para rodar en circuito que supiera, a la vez, ser digno heredero de siluetas tan irrepetibles como la de los prototipos de competición como el Ferrari 330 P3 y P4, el Ferrari 250 LM, el Dino 206 SP, junto con las exigencias propioas del cliente y dueño del Ferrari P80/C, parte este proyecto hace nada más y nada menos que cuatro años.

Ferrari P80/C, el Ferrari de carreras que jamás competirá en una

Una vez tuvo el visto bueno de todas las partes, se tomó como base la versión de carreras del Ferrari 488 GTB, el Ferrari 488 GT3. A partir de su estructura se fue dando forma gracias a la conjugación entre la eficiencia y el diseño de tal forma que el Ferrari P80/C es una máquina tan extrema en lo estético como en lo dinámico.

Su escultura es imponente, asombra la agresividad de un capó que se incrusta en el paragolpes delantero como los finísimos pilares A, cuya inclinación parece quedar retrasada respecto del modelo de base. Un frontal que es flanqueado por dos enormes pontones laterales tras las puertas que suministran el aire a la mecánica como a la aerodinámica.

Y, tal y como fluye el viento en su intento de frenar al Ferrari P80/C, se llega a la zaga, donde una tapa motor con escamas secuenciadas oculta un bloque V8 que, si bien no ha sido descrito, debería ser el del mismo Ferrari 488 GT3 o, al menos, uno derivado de éste. Por lo tanto, de nuevo, nos encontramos ante un tributo de Ferrari al motor V8, aunque no como modelo de producción. Bajo el conjunto posterior un espectacular difusor trasero cierra este prototipo de carreras digno de echarse a competir en cualquier prueba de resistencia.

Un coche para circuito capaz de hacerse pasar por un listo para participar en las carreras, tanto es así que adopta soluciones propias usadas en la competición pero también podría competir en concursos de elegancia, por eso, como curiosidad, el alerón posterior puede ser temporalmente eliminado del conjunto.

Se desconoce el precio del Ferrari P80/C, tampoco se ha facilitado el nombre del dueño, lo que es obvio es que este coche tiene un valor incalculable. Años de trabajo, horas de modelado, jornadas de pista, litros de gasolina… todo, para arañar décimas de segundo y centímetros al asfalto de los circuitos donde este extraordinario Ferrari se deje ver.