Este Ferrari LaFerrari hace todo lo que piensas que un coche así no debería hacer. A su propietario le encantan los donuts sobre césped mojado…

Estamos seguros de que alguna vez la idea de conducir un Ferrari LaFerrari ha pasado por la mente de muchos de los conductores más apasionados pero en esa idea solo cabe la dedicación de tiempo para que brille, hacerle sitio en el garaje para sentarse a admirarlo o sacarlo a pasear en un día especial…

Pues bien, parece que este tipo de ideas no son las que rondan la cabeza del propietario de este superdeportivo de precio astronómico. El multimillonario dueño de este Ferrari LaFerrari hace todo lo que piensas que un coche así no debería hacer. Avisamos, este vídeo puede dañar la sensibilidad de todo aquel que ansíe tener un Ferrari a buen recaudo.

Un Ferrari LaFerrari, ¿derrapando?

El canal de Youtube TheTFJJ ha tenido la oportunidad de ponerse al día con el propietario de este impresionante Ferrari LaFerrari, que además de llamar la atención por su estética, tiene un detalle que deja a más de uno con la boca abierta. Se trata de la placa de matrícula en la que se puede leer ‘WTF1‘.

La identidad del multimillonario propietario de este Ferrari LaFerrari que hace virguerías no ha sido revelada pero claramente se puede decir que no le importa mancharlo.

Llovía en el Reino Unido y cualquier propietario de un coche de este tipo habría decido no sacarlo a rodar, sobre todo por la integridad del vehículo, pero no ha sido el caso y este Ferrarri LaFerrari ha disfrutado del agua, del barro y de todo lo que se le haya puesto por delante. 

El Ferrari LaFerrari en el vídeo es capaz de hacer donuts en el césped empapado e incluso, su propietario aceleró a fondo cuando estaba cruzando un charco con bastante profundidad. ¿Locura o diversión?

Ferrari LaFerrari a examen

La idea de ver un Ferrari LaFerrari haciendo todas estas maniobras puede llegar a resultar bastante estraño y es que hay que recordar que este superdeportivo del Cavallino Rampante salió al mercado con un precio de 1.3 millones de euros pero muy pronto se revalorizó puesto que solo se fabricaron 499 unidades.

Este modelo se sitúa por encima del Ferrari 488 GTB o el Ferrari 812 Superfast. Es híbrido, monta dos motores; un v12 atmosférico de 6,3 cc capaz de desarrollar 800 CV y 700 Nm de par motor máximo y uno eléctrico de 163 CV y 270 Nm de par motor. La potencia combinada de esta bestia llegaría hasta los 963 CV.

Se bate en duelo con el McLaren P1 o el Porsche 918 Spyder. Cuenta con un chasis monocasco de fibra de carbono y es un 27% más rígido y 20% más ligero que el del Ferrari Enzo. 

Pesa 1.255 kilogramos y está distribuido en un 59% en el eje trasero y un 41% en el eje delantero. Este Cavallino Rampante es capaz de acelerar de 0 a 100 km/hora en 3 segundos. Además, los 300 km/hora se los come en 15 segundos. ¿Su velocidad máxima? 350 kilómetros. Mide 4,70 metros de largo, 1,99 metros de ancho y de alto 1.11 metros.