La sorpresa llega con la aparición en el mercado de segunda mano del singular Ferrari LaFerrari del cantante de Jamiroquai

Cuando, allá por marzo de 2013, desde el Salón de Ginebra el mundo recibió con tanta fascinación como asombro la llegada del primer hipercoche de Ferrari híbrido de producción, ninguno de los solo 499 afortunados destinatarios que recibirían una de las unidades que saldrían originalmente de las fábricas de Maranello eligió la opción de pintar en su LaFerrari en verde, ninguno salvo el popular Jason Kay, más conocido como, Jay K, pero más aún por ser el alma mater del grupo Jamiroquai.

Volviendo al propio Ferrari LaFerrari del cantante de Jamiroquai, la sorpresa ha venido a raíz de la aparición de este coche en la página web del especialista en compra y venta de vehículos de lujo Joe Macari, un marchante de la automoción que, además, ofrece servicio oficial de Ferrari y Maseratti.

El único Ferrari LaFerrari verde Signal Green, a la venta

Y es que esta unidad se ofrece desde el concesionario situado en Londres y que, entre su catálogo de coches a la venta cuenta con dos Ferrari F50, otras dos unidades del Ferrari Enzo, un Ferrar 599 SA Aperta… pero también un Lamborghini Miura SV, un McLaren Senna … todos con precios que alcanzan o superan el millón de euros, como poco.

Por lo que no es de extrañar que este Ferrari LaFerrari de Jay Kay supere con facilidad los dos millones de euros ya que, por lo extraordinario de su configuración y del caché de su único dueño, como así se refleja en la documentación que aporta el concesionario, el precio del LaFerrari del cantante de Jamiroquai supere el de otras unidades del mismo modelo, que se ofrecen por encima de los dos millones de euros.

Una cantidad que paga la exclusividad de un Ferrari que heredaba lo mejor de la tecnología de la competición, de la Formula 1, y lo ponía a disposición de quien adquiriera un coche híbrido capaz de producir hasta 963 CV en total, gracias al poderío que producía el motor V12 de 6.262 cc, junto con el conjunto eléctrico, y que catapultan en el sprint de 0 a 100 kilómetros a la hora en tres segundos, de 0 a 200 en 7 y una velocidad máxima superior a 350 km/h, todo ello en un vehículo homologado para circular por carretera ordinaria pero, especialmente diseñado para dar lo mejor de él en circuito.

Los coches de Jay Kay

Y es que Jason Kay, además de cantante, es coleccionista y amante de los deportivos. Tanto es así que, tanto en su faceta artística como personal, es usuario habitual de coches muy exclusivos.

Incluso, en alguno de sus vídeos, ha puesto al servicio de la industria de la música y tomando las riendas, o poniendo a alguno de sus colegas de la banda al volante, de piezas como el Lamborghini Diablo o el Ferrari fuente de inspiración para el desarrollo del LaFerrari, tres décadas después de su comercialización, el mismísimo Ferrari F40 que aparece en el vídeo Cosmic Girl, un Lamborghini Diablo 30 aniversario, edición limitada a 150 piezas, con solo 16 de ellas con el puesto de conducción según la configuración británica y que, por cierto, ya no forma parte del garaje de Jason Kay ya que fue subastada en 2016 con un precio de partida de 615.000 euros.

El propio Jason ha explicado muchas veces el origen de su pasión por los coches de altas prestaciones y su obsesión por renovarla constantemente para poder disfrutar de ellos el tiempo necesario para exprimir su esencia y, llegado el momento, cambiarlo por un nuevo juguete.

Fotografías de la galería: Joe Macari