Ferrari presentará en el Salón de Ginebra el último de los modelos con motor V8 producidos, el Ferrari F8 Tributo

Una vez más Ferrari muestra en Suiza su nuevo coche. Su nueva berlinetta V8 ya tiene nombre y se llama Ferrari F8 Tributo.

Un homenaje que suena a despedida del motor V8 que estará presente hasta este Ferrari F8 Tributo que viene a reemplazar al Ferrari 488 GTB.

Quizás por ello, el nuevo Ferrari se inspira en el aspecto que se ha replicado desde el Ferrari 458 Italia hasta el citado Ferrari 488 GTB pasando y mejorando por sus versiones Spider o extremas, como el Ferrari 458 Speciale o el Ferrari 488 Pista, pero lo mejor y supera.

Pero, lejos de ser una actualización, este nuevo Ferrari traza las líneas de diseño del futuro.

La transición hacia una nueva etapa en Ferrari comienza con el diseño del Ferrari F8 Tributo

Como hiciera el citado 458 Italia que anticipó, entre otros, la inclusión del luces diurnas de LED, en sus ópticas delanteras, el nuevo Ferrari F8 Tributo introduce elementos que desde el equipo de diseño de Maranello se asegura abrir una nueva fase en el lenguaje expresivo y estético de la marca en un futuro inmediato.

Así, los faros delanteros lucen más ceñidos que en el modelo a extinguir 488 GTB lo que le confiere una imagen más angulosa. Los pontones bajo estos focos, más propios de las versiones orientadas a un uso más radical, incorporan una rejilla que cubre ambas oquedades inferiores del paragolpes delantero que monta, en cada extremo, dos deflectores sutilmente instalados. Un paragolpes con un pilar central que se coordina en cuanto a paralelismo de líneas con el capó.

De nuevo, la vista lateral luce musculada gracias a unos prominentes pasos de rueda, sobre todo los posteriores, que insertan unas familiares llantas en forma de estrella, y a un sin fin de trazos aerodinámicos que canalizan el flujo de aire que el frontal secciona en su incisión en su desplazamiento hacia delante.

El protagonismo de la zaga del Ferrari F8 Tributo

Pero donde mayor atención recae es en la parte posterior del Ferrari F8 Tributo. Es allí donde mayores diferencias y novedades aparecen, sobre todo, cambios sugerentes y atractivos, guiños al pasado y, a la vez, al futuro.

De inicio, aparecen dos grupos ópticos dobles, recuperando esta configuración perdida desde la desaparición del Ferrari 430 en las berlinettas «más modestas» de la marca del Cavallino. Sobre y entre ellas, un discreto apéndice a modo de alerón con una inclinación que recuerda al de hipercoche Ferrari LaFerrari pero que, para este Ferrari F8 Tributo, cubre las luces posteriores.

Debajo, las trazadas curvilíneas confluyen hacia el discreto logotipo icónico de la marca y el portamatrículas, flanqueado por dos nuevas oquedades que hacen las veces de disipadores de los gases y, bajo ellas, una oda a la ingenieria aerodinámica ya que, el difusor inferior, cuyo aspecto, que no por ser ya habitual, deja de ser menos emocionante, recuerda a los usados en competición.

Para culminar un soberbio trabajo de diseño, dos escapes sencillos, sin ostentaciones, similares a los utilizados en las versiones más extremas de los V8 berlinettas anteriores, que expulsan los gases procedentes de un motor cubierto por el gran protagonista estético del Ferrari F8 Tributo: la cubierta motor.

Ferrari y su amor por los motores V8

Este nuevo Ferrari F8 Tributo es lo que su nombre refleja: un tributo, un homenaje, un reconocimiento a un tradición que, es posible que se cierre con este modelo ante la llegada del nuevo motor híbrido para las berlinettas de Ferrari.

Pero, como recogíamos, la cubierta que cubre pero enseña el corazón del Ferrari F8 Tributo es el homenaje al Ferrari como motor V8 más especial y famoso de todos los tiempos. El Ferrari F40.

En los últimos V8 con el motor situado tras el puesto de conducción, el motor venía protegido y expuesto por una coraza transparente pero, tanto en el caso del deportivo de 1987 como en el nuevo de 2020, se trazan unas branquias por donde el motor «respira».

El corazón del Ferrari F8 Tributo

Sea como fuere, el Ferrari F8 Tributo rinde a los bloques V8 de Ferrari.

Este nuevo Ferrari cuenta con una mecánica turbo asociada al bloque de 3.902 cc, de 8 cilindros en V y la eleva a la máxima expresión logrando extraer de este motor 720 CV a 8.000 rpm y un par motor de 770 Nm a 3.250 vueltas.

Con un peso en vacío de 1.330 kg, la aceleración de 0 a 100 del Ferrari F8 Tributo detiene el cronómetro en 2,9 segundos y en 7,8 en caso del 0 a 200 km/h. La velocidad máxima de este espectacular coche se fija en 340 km/h.

En comparación con el Ferrari 488 GTB, el nuevo Ferrari F8 Tributo es 50 CV más potente, tiene 10 Nm más de par, reduce hasta en 40 kg el peso, lo cual le hace ser una décima más rápido en el 0-100 y cinco en llegar a los 200 km/, con una máxima de 10 km/h más que su antecesor.

Unas sensaciones al volante que, desde un habitáculo al más puro estilo cockpit de coche de carreras, al cual no le falta el más mínimo ni lujoso detalle, que se acrecientan gracias a la inclusión de asistentes y tecnologías que hacen aún más efectivo a este Ferrari F8 Tributo que las variantes más racing de sus antecesores.

Sin ir más lejos, este coche nuevo cuenta con el reconocido Ferrari Dynamic Enhancer activado desde el manettino del volante o el actualizado Side Slip Angle Control (Control de ángulo de deslizamiento lateral). Además, desde Ferrari se asegura que en el turbo del Ferrari F8 Tributo no existe retraso en su entrada, esto supone eliminar el habitual lag de los coches turboalimentados.

Este Ferrari F8 Tributo se presentará como una de las novedades del Salón de Ginebra por lo que veremos su imagen real del 5 al 17 de marzo en la cita más glamurosa del año.