Este Toyota Prius autónomo (nivel 2) recorrió casi 5.000 km sin realizar una sola parada. Una auténtica imprudencia por parte del conductor, pero también un gran hito para la conducción autónoma, dada la fase en la que se encuentra este tecnología.

Anthony Levandowski es conocido por ser el ingeniero que desató una larga batalla legal entre Uber y Waymo, y ahora vuelve a ser noticia… ¡por viajar en un Toyota Prius autónomo desde la costa este de EEUU hasta la costa oeste sin tocar el volante!

Viaje de costa a costa: casi 5.000 km y más de 72 horas

En una publicación en la web “Medium”, Levandowski asegura que su nueva compañía “Pronto.AI” (especializada en la creación de sistemas de conducción autónoma) logró la hazaña en octubre de este año, recorriendo 3.099 millas (4.987 km) en un viaje desde San Francisco hasta Nueva York. Lo mejor de todo es que Levandowski realizó la hazaña sin realizar una sola parada… ¡en 3 días!

Toyota Prius 2019

Una imprudencia a todos los efectos teniendo en cuenta la fase en la que se encuentran los coches de conducción autónoma en estos momentos: solo alcanzan el nivel 3 de autonomía, una fase en la que el conductor debe estar atento a la carretera en todo momento para asesorar los movimientos del coche, algo que parece poco probable en más de 72 horas de viaje.

A Weekend Drive from Pronto.ai on Vimeo.

Aunque tras ver el video podamos pensar que el Toyota Prius en cuestión debería incorporar un sistema de conducción autónomo de nivel 4, Levandowski asegura que “el coche solo ofrece un sistema de nivel 2 muy avanzado, pero nada más que eso”.

Toyota Prius 2019

Tras realizar el viaje, Levandowski aprovechó la ocasión para criticar la manera en la que los constructores están desarrollando sus sistemas de conducción autónoma. Según Anthony, los fabricantes de coches intenta saltar directamente al nivel 4 de autonomía sin paso previo, algo que no está haciendo Pronto AI. Los ingenieros de la compañía de Anthony han optado por “construir  una tecnología que puede aprender a conducir como la hace la gente común”. Es decir, no intentan crear coches autónomos para un mundo de autonomía completa, sino coches autónomos que aprenden a conducir en un ambiente donde se combina la conducción automatizada con la manual.