A punto estuvo de perder el control Cruz Pedregón durante las Toyota NHRA National en las Vegas haciendo uno de los “wheelies” más salvajes del año.

Los deporte de motor siempre nos brindan maniobras admirables. Un derrape que se salva en el último momento, un adelantamiento por fuera, lo que no suele ser habitual es ver a un coche hacer un caballito a 350km/h saliendo ileso. Durante las Toyota NHRA Nationals en las Vegas, el Funny Car de Cruz Pedregón estuvo apunto de salir volando. El piloto de Torrance (California) y dos veces campeón de la categoría, tuvo que lidiar con un inesperado caballito a más de 320km/h. Tras dejar a su contrincante atrás en la salida su coche se levantó, quedando las cuatro ruedas suspendidas en el aire por momentos. Sorprendentemente recupero el control después de cruzar la línea de meta a dos ruedas y a una velocidad de 350Km/h.

Lamentablemente, Pedregon no pudo correr la siguiente ronda debido a los daños causados durante el incidente. Según la NHRA (National Hot Rod Association), el piloto californiano aseguró que “el coche se retorció como una pretzel”.