Un conductor de un Chevrolet en EEUU, llevado por la ira en la carretera, confronta a varios vehículos y atropella a una moto de manera salvaje…

Todos conocemos ese sentimiento de nerviosismo y cierta ira que puede ocurrir en ciertas situaciones durante trayectos muy determinados a lo largo del año. El tráfico, las condiciones meteorológicas, o incluso motivos personales, pueden empujarnos a un estado de estrés al volante.

Sin embargo, el protagonista del vídeo viral de hoy está en otro nivel. El incidente fue grabado por un hombre llamado Lucas Martin, y estaba acompañado de su novia y su hijo de 1 año.

Lucas pudo grabar como un Chevrolet Thaoe blanco conducía violentamente a su lado, e incluso, le confronta en ocasiones. Llegó hasta el punto de incluso colisionar voluntariamente con ellos lateralmente, una situación completamente inaceptable y surrealista.

La novia de Martin llama en un momento determinado del vídeo a la policía para reportar el incidente, mientras de hecho este está teniendo lugar.

En el final del vídeo el conductor implicado en esta conducción temeraria, peligrosa y agresiva es identificado como Armando Montés, el cual, para finalizar, abandona la autopista en una salida próxima, arrollando a su paso a una moto, mandando al motociclista volando disparado varios metros.

Curiosamente, segundos antes de que acabe el vídeo, se puede oír a Martin diciéndole a su mujer que le de el arma…

Más tarde Martin hizo unas declariones a la prensa:

«No fue divertido… La peor parte era tener a mi hijo sentado en el asiento de atrás. Armando estaba comportándose como un lunático y no sabías si podrías deshacerte de él. Si ibas más deprisa él te seguía y lo mismo si conducías más despacio. No sabía qué hacer, ha sido duro.»

Tras el incidente, Martin se paró para ayudar al motociclista, tras recibir este el brutal impacto.

La policía recomienda que en estas situaciones seamos capaces de dominar nuestras emociones. Ignorar e incluso pedir disculpas a este tipo de lunáticos al volante para que te dejen en paz, podría ser la mejor opción.

Armando se enfrenta a cargos muy graves. Conducción temeraria e intimidación son algunos de ellos, sin embargo, la más grave, podría ser la de agresión con posible tentativa de asesinato. Esto es comprensible, ya que podría haber pasado perfectamente una desgracia tras impactar al motorista…