Este Giulia trata de romper el velocímetro en una carretera alemana sin límites de velocidad. Increíble aceleración la del motor Ferrari biturbo, de 2.9 litros y 510CV.