Los ángulos muertos son uno de los enemigos más frecuentes a la hora de conducir diariamente, por lo que una joven estadounidense ha decidido idear un sistema para evitarlos

El Pilar A de los coches es uno de los mayores aliados a la hora de protegernos de un accidente, pero también uno de nuestros principales enemigos en nuestra visibilidad debido a los ángulos muertos. Esta no forma parte de las distracciones que más se multan en España, y es que lo malo es que es algo completamente involuntario.

Una estudiante estadounidense de tan sólo 14 años se dio cuenta de este problema y, por qué no, solucionarlo. Su nombre es Alaina Gassler y es alumna de la Avon Grove Charter School en West Grove, Pensilvania. Esta joven decidió emprender un ambicioso proyecto para mejorar la seguridad en las carreteras y, gracias a su interesante labor, el gobierno estadounidense la ha premiado con nada menos que 25.000 dólares.

Gassler se dio cuenta del peligro que tienen los ángulos muertos que genera el Pilar A cuando hacemos cualquier maniobra que implique un desplazamiento lateral. Por ello, había que intentar hacer que esta parte imprescindible de todos los coches se convirtiera en transparente.

¿Cómo eliminar los ángulos muertos en el Pilar A?

Eliminar el Pilar A no es una tarea fácil, y es que de hecho ni los grandes fabricantes se han mojado en este aspecto. Sin embargo, Alaina Gassner ha creado un sistema de cámaras que es capaz de mostrar lo que tenemos detrás de los travesaños delanteros.

Para conseguirlo, sólo se necesita un proyector que ocupe justo lo mismo que el Pilar A para utilizarlo como dispositivo de visualización y una cámara que grabe las imágenes de fuera. La cámara está montada en el exterior del coche y proyecta la realidad que ha recogido detrás del Pilar A en el interior del mismo.

De esta manera, el interior del Pilar A se convierte en un nexo entre la ventana lateral y  la luna delantera, por lo que parece que el coche tenga una superficie acristalada ininterrumpida. De esta manera, se elimina completamente el ángulo muerto de esta parte.

Sin embargo, no todo han sido logros en este desarrollo. De hecho, uno de los principales problemas que la joven estudiante se encontró es que la proyección resultante tenía una calidad bastante baja, puesto que era borrosa y no se conseguían apreciar bien los detalles.

Para solucionarlo, Gassner decidió cubrir toda la superficie con un papel reflectante de manera que se facilitara la visión y se eliminaran los peligros que tienen los ángulos muertos en nuestra conducción.

Desconocemos si algún fabricante se ha hecho eco de este interesante proyecto y si hay planes para implantarlos en los futuros coches. Sin embargo, es sorprendente cómo empresas como Tesla que ya van por la versión 9 de su software no han pensado en desarrollar un sistema similar para conseguir paliar uno de los problemas más habituales en la conducción diaria.