El nuevo BMW Serie 3 se encuentra en su última fase de desarrollo.

El nuevo BMW Serie 3 se encuentra en su última fase de desarrollo. De hecho, la nueva generación de la berlina alemana acaba de completar una etapa crucial antes de su producción en serie: la puesta a punto en el circuito de Nurburgring. A la hora de configurar la dinámica de conducción de un vehículo, el legendario trazado de Nordschleife se sitúa como el escenario perfecto. En el “Infierno verde”, BMW pone a punto la tecnología de propulsión y suspensión de sus nuevos modelos, y el próximo BMW Serie 3 no es una excepción.

Chasis mejorado: mejoras en la suspensión, dirección y frenos

BMW Serie 3

El nuevo BMW Serie 3 está orientado hacia un mayor dinamismo. Su centro de gravedad es 10 milímetros más bajo que en su predecesor, la distribución de pesos se ha equilibrado al 50:50 y el peso se ha reducido en 55 kg.

Los niveles de rigidez estructural y de suspensión, tan crucial para la configuración de la dirección y la acústica de marcha, se han mejorado significativamente. La agilidad y la precisión de la dirección del automóvil se benefician de anchos de vía mucho más amplios, mientras que los niveles de inclinación de la rueda aumentados ofrecen un potencial adicional para una dinámica transversal máxima.

BMW Serie 3

Motor de cuatro cilindros revisado: más potente que nunca

A nivel de mecánica, el BMW Serie 3 estrena un motor de gasolina de 4 cilindros completamente revisado. Es el motor de 4 cilindros más potente que se haya instalado en un modelo de producción de BMW. Sin embargo, sus cifras de consumo de combustible siguen siendo un 5% inferiores a las de su antecesor. Este motor va asociado a una transmisión Steptronic de 8 velocidades. Además, un filtro de partículas optimiza las emisiones del nuevo propulsor, lo que le permite cumplir con el estándar de la normativa Euro 6d-TEMP.

BMW Serie 3

Diferencial deportivo M: más tracción en curvas cerradas

La nueva berlina de BMW incorpora un diferencial deportivo M en el eje trasero, cuya función de bloqueo controlada electrónicamente está vinculada al Dynamic Stability Control (DSC), asegurando que la velocidad de rotación de las ruedas traseras es la adecuada en todo momento. Esto se traduce en una tracción más eficiente en curva, sin pérdidas de potencia en la rueda del interior de la curva.

BMW Serie 3