El nuevo Nissan GT-R llegará al mercado a principios de la próxima década y podría convertirse en el superdeportivo más rápido del mundo.

El actual Nissan GT-R (R35) lleva al pie del cañón desde 2007. El deportivo japonés ha recibido varias actualizaciones a lo largo de este tiempo para mantener el pulso en el segmento de los deportivos. No obstante, Nissan no va a seguir estirando de la cuerda, ya que la próxima actualización del Nissan GT-R vendrá en forma de nueva generación, y lo hará con un prototipo como anticipo, así lo ha confirmado el vicepresidente de diseño global en Nisssan, Alfonso Albaisa.

Nissan GTR de nueva generación

El prototipo del nuevo Nissan GT-R llegará a partir de 2020

En los últimos tiempos, se ha hablado mucho de cómo será la nueva generación del Nissan GT-R, pero la firma japonesa se había mantenido en silencio, hasta ahora… Aunque el próximo Nissan GT-R se encuentra en sus primera etapas de desarrollo, el vicepresidente Senior de Diseño Global de Nissan asegura que el coche recibirá un prototipo como anticipo a la versión definitiva. Se espera que este concepto sea presentado a principios de la nueva década.

Nissan GTR de nueva generación

“El próximo Nissan GT-R será el mejor de su clase y el superdeportivo más rápido del mundo” asegura el ejecutivo de Nissan

¿Será el próximo Nissan GT-R el superdeportivo más rápido del mundo?

Nissan GTR de nueva generación

En anteriores ocasiones, Alfonso Albaisa ya había desvelado que el nuevo GT-R sería el mejor de su clase, incluso se atrevió a asegurar que “se convertirá en el superdeportivo más rápido del mundo”.

Electrificación mecánica casi totalmente asegurada

Nissan GTR de nueva generación

Lógicamente, para cumplir con tales afirmaciones, la firma japonesa necesita tiempo y desarrollar una tecnología muy avanzada tanto a nivel mecánico como de chasis. Todo apunta a que el nuevo GT-R dejará de lado su potente motor V6 biturbo de 3.0 litros de 570 CV de potencia para dar paso a un propulsor electrificado, ya sea 100 % eléctrico o híbrido.  La segunda opción podría combinar el actual propulsor gasolina con un motor eléctrico o un sistema similar al KERS que utilizan los coches de Formula 1.