La berlina de cero emisiones americana presenta un techo poco resistente ante posibles vuelcos, según el Institute for Highway Safety.

Hace cuatro años el Tesla Model S era considerado el coche más seguro en América. Ahora en 2017, el Insurance Institute for Highway Safety (Instituto para la Seguridad en Carretera) afirma que el Toyota Prius y el Chevrolet Volt son más seguros que el modelo eléctrico de Tesla o que el BMW I3.

Para determinar la puntuación final obtenida por cada vehículo en su examen Top Safety +, el instituto IIHS recaba información de seguridad a través de una serie de pruebas: choque frontal, impacto lateral, resistencia del techo y los apoyacabezas. Bajo los parámetros de este test, el Chevrolet Volt y el Toyota Prius Prime obtienen la mejor valoración.

Según el IIHS, el Tesla Model S presenta un cinturón de seguridad problemático; este inconveniente será solucionado por el fabricante a finales de año. No obstante, el mayor punto débil del eléctrico de Tesla es la resistencia de su techo. La versión más potente de la berlina cero emisiones, P100D,  presenta una techo demasiado frágil para soportar el peso del vehículo en caso de volteo. El Tesla Model S presenta un centro de gravedad bastante bajo, por lo que la posibilidad de volcar con este vehículo es bastante remota, pero no imposible.

Otro vehículo eléctrico que ha sido sometido al test del IIHS ha sido el BMW i3. El compacto alemán ha sido penalizado en la prueba por sus asientos, ya que no ofrecen un respaldo de cabeza suficiente para amortiguar un posible impacto trasero.