PSA y GM intentan conseguir el beneplácito de la industria automovilística alemana y buscarán llegar a un acuerdo antes del Salón de Ginebra.

Carlos Tavares, presidente ejecutivo del Grupo PSA, quiere que Opel siga siendo una marca alemana a pesar de que el acuerdo con GM siga adelante.

De acuerdo con Autonews, Tavares mantendría la estructura de gestión actual de Opel si llegara a darse el acuerdo. Ambos fabricantes, PSA y GM, intentan conseguir el apoyo de la industria alemana para que el acuerdo de venta de la marca bávara llegue a buen puerto. La posible adquisición por parte del grupo francés ha levantado suspicacias acerca de las consecuencias que podrían derivar de dicha transacción; la pérdida de puestos de trabajo o una reestructuración masiva del fabricante alemán son algunas de las preocupaciones que han surgido entre los empleados de Opel.

Grupo PSA compra Opel

En este sentido, Tavares se reunirá con la canciller alemana Angela Merkel y con las partes interesadas de Opel en Alemania, según ha revelado un portavoz del Grupo PSA. Sus argumentos intentarán ser conciliadores y explicará que sus intenciones pasan por mantener a Opel como una empresa alemana que cumpla con la legislación laboral bávara. El dirigente del Grupo PSA presentará el posible acuerdo como “una alianza” entre fabricantes de automóviles.

Desde GM admiten que la venta de Opel al Grupo PSA sería beneficiosa para ambas partes. Este cambio fomentaría el crecimiento de la marca y proporcionaría una mayor seguridad de empleo a largo plazo. Las previsiones de GM y PSA indican que Opel se enfrentaría a recortes más severos si continua bajo la propiedad del grupo automovilístico americano.

Grupo PSA compra Opel

Mary Barra, CEO de General Motors, afirma que un acuerdo con el Grupo PSA sería beneficioso para los planes de crecimiento de la compañía americana, para los accionistas y para la longevidad de las operaciones de Opel en Alemania. También asegura que el acuerdo situaría a Opel y PSA “en una posición que mejoraría su situación en un mercado europeo que se encuentra en continuo cambio”

GM y el Grupo PSA esperan rubricar el acuerdo antes del Salón del Automóvil de Ginebra del próximo mes.