La Oficina Federal de Vehículos a motor descubrió a inicio de 2018 modificaciones en el software para alterar las emisiones de los vehículos.

El Ministerio de Transporte alemán ha informado que, en breve, se producirá la retirada del mercado de aproximadamente 100.000 coches de la marca Opel. Los modelos Cascada, Insignia y Zafira están involucrados en la investigación gubernamental. El motivo de la inspección es la posible modificación en el software que podría alterar las emisiones de los vehículos mencionados.

El registro lo llevaron a cabo los fiscales en las oficinas de Opel situadas en Ruesselsheim y Kaiserslautern. El fabricante alemán confirmó estas informaciones y su completa colaboración con las autoridades gubernamentales. Los modelos Opel Cascada, Insignia y Zafira fueron desarrollados mientras General Motors aún era el propietario. Durante el año 2017 se produjo la venta a PSA Group, quién ha preferido no realizar declaraciones.

La KBA advirtió de este problema

La Oficina Federal de Vehículos a motor (KBA en sus siglas en alemán) ya descubrió a principios de 2018 esta alteración calificada de “ilegal”, lo que motivó la investigación a Opel y la retirada obligatoria de algunos de sus vehículos. Ahora el Gobierno alemán ratifica la petición de la KBA: retirar del mercado 95.000 coches con motor Euro 6D.

Opel Insignia Grand Sport

Esta institución ya encontró durante 2015 hasta un total de cuatro programas capaces de alterar las emisiones en sus vehículos. Opel fue obligada a actualizar el software en sus automóviles, según informó en un comunicado el Ministerio de Transporte alemán. Por parte del fabricante germano, reafirman su completo cumplimiento con las regulaciones actuales y rechazan cualquier tipo de acusación. Además, Opel está dispuesto a llevar a los tribunales la retirada de sus vehículos del mercado.