El preparador alemán ABT crea una versión del S5 con 425 CV de potencia, tan sólo 25 CV menos que la versión más radical de la gama: el RS5.

La segunda generación del Audi S5 ha sido la última presa del preparador alemán ABT Sportsline. La berlina deportiva de Audi lleva algunos meses en el mercado y ABT no podía dejar pasar la oportunidad de crear una versión aún más radical y potente.

Audi S5 ABT

El paquete de mejoras de ABT está dirigido a las tres variantes disponibles del S5: Coupé, Cabrio y Sportback. Con este kit, el propulsor V6 TFSI de 3.0 litros del S5 entrega 425 CV y 550 Nm de par motor; 70 CV y 50 Nm de incremento respecto a la versión estándar. Este aumento de prestaciones debería servir para rebajar considerablemente los 4,6 segundos en los que este modelo alcanza los 100 km/h, aunque ni la marca ni el preparador han hecho oficial ningún dato al respecto. Lo que sí esta claro, es que las cifras de potencia de esta versión del S5 lo sitúan como rival directo del BMW M3.

Audi S5 ABT

Además de las novedades mecánicas, ABT ofrece una serie de mejoras de diseño para el Audi S5 entre las que destacan unas llantas de 19 y 20 pulgadas (disponibles en diferentes colores). El preparador alemán también presenta la opción de incorporar un parachoques trasero rediseñado y un sistema de escape deportivo.

Audi S5 ABT

En el interior de este S5, podemos encontrar un sistema de luces que proyectan el logotipo ABT en el suelo del vehículo. El preparador alemán ofrece una gran libertad de personalización a sus clientes y  asegura que “casi cualquier solicitud se puede cumplir”, en referencia a la preparación del Audi S5.

El paquete de mejoras que sitúa la potencia del Audi S5 en 425CV, tiene un coste de 3.590 euros. Teniendo en cuenta que el S5 estándar cuesta 77.900 euros y que la versión RS (450 CV) tiene un precio de 90.730€, no parece que valga la pena invertir casi 10.000€ adicionales en la variante más alta de la gama, ¿no os parece?